GUAM

Convengamos que el presidente estadounidense Donald Trump y el dictador norcoreano Kim Jong-un se parecen 160209070106_corea_del_norte_misil_624x351_getty_nocreditmás un par de personajes de una comedia del estilo de “Dr. Strangelove” que a líderes auténticos de naciones civilizadas en el siglo XXI. Ambos se encuentran enzarzados en estos días en una retórica belicista, en el curso de la cual Kim ha expresado que cuenta con planes para atacar con sus misiles la base militar norteamericana de Guam.

Y dado que ese minúsculo pedazo de tierra del océano Pacífico occidental tiene una historia desproporcionadamente significativa respecto a su tamaño, nos parece interesante aportar algunos detalles de la misma.

La isla de Guam, ubicada al sur de las islas Marianas, tiene una superficie de casi 540 Km2, apenas mayor que la del Departamento de Montevideo. La expedición de Magallanes que circunvaló por primera vez el mundo, llegó a la misma el 6 de marzo de 1521. El cronista de dicha expedición, Antonio Pigafetta, asentó en su diario que llamaron a ese islote y dos cercanos, más pequeños, Islas de los Ladrones, porque los naturales llegaban en sus canoas, se escurrían a bordo de las naves y robaban todo lo que hallaban a mano.

López de Legazpi tomó posesión de estas islas el 22 de enero de 1565 a nombre de España, bajo cuyo dominio permanecieron, subordinadas a la colonia de las Filipinas, hasta su pérdida en 1898 a manos de Estados Unidos, encharleston-early el marco de la guerra hispano-norteamericana. La evangelización comenzó a partir del 15 de junio de 1668, por parte de los jesuitas y los territorios fueron renombrados como Islas Marianas, en honor a la reina Mariana de Austria, esposa del rey Felipe IV.

El legado espiritual (junto con muchas palabras en castellano) ha sido lo más perdurable del legado español: aún hoy un 85% de los pobladores de raza nativa profesa la fe católica.

Guaján, tal como era llamado por los españoles (Guåhån en lengua originaria, Guam es el nombre que le dieron los estadounidenses) fue importante para el comercio del imperio español, como escala del llamado “galeón de Manila”, la ruta marítima que vinculaba las posesiones en Filipinas con España navegando el Pacífico entre Manila y Acapulco, atravesando México por vía terrestre y el Atlántico entre Veracruz y Sevilla.

La guerra entre Estados Unidos y España tuvo lugar a partir del incidente del estallido del acorazado USS Maine en el puerto de La Habana -Cuba era por entonces una colonia española- el 15 de febrero de 1898. La explosión Fuerte Santa Cruzseguramente fue accidental, pero el gobierno norteamericano la usó como pretexto para declarar la guerra y aprovechando la debilidad de España, desplazarla de muchas de las posesiones en distintos lugares del mundo, que todavía conservaba de su pasado esplendor imperial.

Las Filipinas -también españolas, por entonces- fueron atacadas por la escuadra del almirante George Dewey, que destruyó a las fuerzas navales enemigas en la bahía de Manila. Un cuerpo de fuerzas enviado en apoyo de Dewey desde la costa californiana, recibió la orden de atacar a la guarnición española en Guam.

Esa fuerza estaba al mando del capitán Henry Glass, con su bandera en el crucero USS Charleston, e integrada además por los transatlánticos City of Sydney, City of Peking y Australia, que transportaban varios millares de soldados voluntarios.

La guarnición española por su parte, se componía de cuatro oficiales, 54 soldados y algunos auxiliares “chamorros” (nativos). En Guam se ignoraba todavía, que entre su país los Estados Unidos estaban en guerra.450px-City_of_Peking_NH75272

Las naves de Glass aparecieron frente a la costa de Guam en la mañana del 20 de junio de 1898, y el Charleston disparó tres andanadas. El teniente de navío español Francisco García, responsable del puerto de Apra, interpretóPalacio que los cañonazos eran saludos de cortesía y se dirigió en un bote hasta el crucero, donde dió excusas al comandante norteamericano por no haberlos correspondido, argumentando que los cañones del fuerte Santa Cruz estaban tan corroídos por el salitre que no era seguro utilizarlos.

Glass entonces, debió informar a los españoles acerca del estado de guerra entre los dos países, demandando la rendición. Después de deliberar con sus oficiales el jefe de la plaza, General Juan Marina, dirigió al comandante norteamericano una nota en que expresaba: 

“Sin defensas de ninguna clase. ni elementos que oponer con probabilidad de éxito a los que usted trae, me veo en la triste decisión de rendirme. bien que protestando por el acto de fuerza que conmigo se verifica y la forma en que se ha hecho, pues no tengo noticia de mi Gobierno de haberse declarado la guerra entre nuestras dos naciones.”

Desde entonces Guam permanece bajo jurisdicción de Estados Unidos (su actual estatus es de territorio no incorporado, como mandato de las Naciones Unidas) salvo el interregno representado por la ocupación japonesa, durante la Segunda Guerra Mundial.

Japón había recibido las Marianas por la Sociedad de Naciones, al término de la Primera Guerra Mundial. En la década de los años 30 los nipones incrementaron el establecimiento de sus nacionales en las islas y las fortificaron, destacando su 4a. Flota naval para la defensa de las mismas.

Pese a ello, Guam no era considerado por los norteamericanos como un punto estratégico, y cuando en octubre de 1941 Japón lanzó sobre sus enclaves del Pacífico su ataque sorpresa, se encontraba casi indefenso. La isla fue invadida por una fuerza anfibia nipona, precedida por un bombardeo aéreo, pocas horas después del ataque a Pearl Habor.

El único barco de la Armada de EE. UU. en condiciones operativas, el dragaminas USS Penguin, derribó con su Japan_Guam_Landing_1941artillería un avión enemigo, tras lo cual fue hundido. La escasa guarnición de infantería de marina y una guardia local, sin armamento pesado, realizó una valiente oposición a los desembarcos y en la plaza de España en Agana, la capital, pero fue rápidamente superada y el gobernador de Guam, capitán George McMillin, capituló.

La ocupación japonesa fue muy dura para la población de Guam; se calcula que durante la misma falleció alrededor del 10% de la misma.

Los norteamericanos volvieron a Guam, en el curso de su ofensiva para recuperar las Filipinas, en junio de 1944. El asalto comenzó con bombardeos de aviación entre los días 11 y 13 de ese mes, que provocaron grandes daños enUSS_Penguin_(AM-33) las edificaciones y el hundimiento de varios barcos de transporte japoneses. El 27 de junio se unieron al ataque los_97277807_1944 cañones de algunos acorazados.

El desembarco (trabajoso por los arrecifes que rodean la isla) se produjo en la mañana del 21 de julio (la 3a. División de marines al norte y la 1a. Brigada Provisional en el sur). Entre el 23 y 24 siguientes, desembarcó la 77a. División del Ejército.

Fieles a su estilo, los japoneses lanzaron violentos contraataques frontales sobre las cabezas de playa, pero no lograron rechazar a los estadounidenses al mar. Finalmente, tras experimentar graves pérdidas, los soldados nipones se replegaron a las zonas altas de la isla, procurando establecerse en terrenos más fáciles de defender.

El 10 de agosto los norteamericanos pudieron considerar que dominaban Guam completamente, aunque un número importante de japoneses se ocultaban todavía en lugares selváticos y a veces, lanzaban pequeños ataques sorpresa. El sargento Soichi Yokoi fue encontrado recién el 24 de enero de 1972, de manera casual, habiendo permanecido viviendo solo en una cueva hasta entonces.

Una vez recuperado, Guam se transformó en una importante plataforma para el esfuerzo bélico norteamericano contra Japón. Y todavía, mantiene su condición de gran base aeronaval.

Un tercio de la isla (la más grande de las Marianas) está ocupado por instalaciones de la marina y la aviación de Apraguerra: facilidades portuarias, cuarteles, centro de comunicaciones, aeródromos., con los que EE. UU. escudriña áreas muy sensibles para sus intereses: la península de Corea, Japón o la isla de Taiwan, por ejemplo.

En Guam están acantonados unos seis mil militares estadounidenses y se mantiene una flotilla de submarinos nucleares de ataque.

Y es ese punto minúsculo punto del Océano Pacífico, de clima paradisíaco y agitada historia, el que ha vuelto a cobrar notoriedad en estos días, a partir de la esgrima de mutuas amenazas que se cruzan entre dos gobernantes imprevisibles.

URUGUAY EN LIMA: UNA ACTITUD PENOSA

Lamentablemente, el gobierno uruguayo acaba de avergonzar una vez más a las mejores tradiciones de la república, al no firmar la denominada “declaración de Lima”, el documento en el que los ministros de Relaciones Exteriores de Argentina, Brasil, Canadá, 0001116090Chile, Colombia, Costa Rica, Guatemala, Honduras, México, Panamá, Paraguay y Perú, condenan “la ruptura del orden democrático” en Venezuela.

Dicho documento establece además, que sus respectivas naciones no reconocen a la Asamblea Nacional Constituyente ni los actos que surjan de la misma, por reputarlos ilegítimos. Por el contrario, continúan reconociendo a la Asamblea Nacional (parlamento) democráticamente electa de acuerdo al orden constitucional.

Denunciaron también, el uso excesivo de la fuerza y la violación de los derechos humanos perpetrados por el régimen de Nicolás Maduro.

Nuestro país, que estuvo representado en esa reunión de cancilleres por su embajador acreditado ante el gobierno incaico, se abstuvo de firmar dicha declaración, junto con los ministros de Exteriores de Jamaica, Santa Lucía y Guyana. Se alinea así en penoso contubernio con los países del ALBA, lo peorcito de los gobiernos del hemisferio.

Esa actitud timorata frente a la tristisima situación que viven los venezolanos y el ya evidente carácter totalitario del régimen chavista, podrá servir para apaciguar lasrepresión airadas reacciones de buena parte del Frente Amplio y su colateral sindical, por el acompañamiento de nuestro país a la decisión de suspender a Venezuela en su condición de miembro del Mercosur.

Pero representa una afrenta a lo mejor de la política exterior sustentada por nuestra república, verdadero motivo de orgullo para todos los uruguayos, a lo largo del tiempo (con la obvia interrupción en el período de ruptura institucional) y lejos de servir para tender puentes de diálogo entre gobierno y oposición venezolanos como se pretende, no hace más que darle aire a un régimen ya descaradamente inconstitucional e ilegítimo que ha renegado definitivamente de todo vestigio democrático y decidido apelar a la mayor violencia para atornillarse al poder. Reproducimos a continuación, el texto completo del documento emanado de la referida reunión:

DECLARACIÓN DE LIMA:

Los Cancilleres y Representantes de Argentina, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Guatemala, Honduras, México, Panamá, Paraguay y Perú, reunidos en la ciudad de Lima, el día 8 de agosto de 2017, para abordar la crítica situación en Venezuela y explorar formas de contribuir a la restauración de la democracia en ese país a través de una salida pacífica y negociada;

Animados por el espíritu de solidaridad que caracteriza a la región y en la convicción de que la negociación, con pleno respeto de las normas del derecho internacional y el principio de no intervención, el cual no atenta contra los derechos humanos y la democracia, es la única herramienta que asegura una solución duradera a las diferencias;

Declaran:

1-Su condena a la ruptura del orden democrático en Venezuela.

2-Su decisión de no reconocer a la Asamblea Nacional Constituyente, ni los actos que emanen de ella, por su carácter ilegítimo.

3-Su pleno respaldo y solidaridad con la Asamblea Nacional, democráticamente electa.

4-Los actos jurídicos que conforme a la Constitución requieran autorización de la Asamblea Nacional, sólo serán reconocidos cuando dicha Asamblea los haya aprobado.

5-Su enérgico rechazo a la violencia y a cualquier opción que involucre el uso de la fuerza.

6-Su apoyo y solidaridad con la Fiscal General y con los integrantes del Ministerio Público de Venezuela y exigen la aplicación de las medidas cautelares emitidas por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos.

7-Su condena a la violación sistemática de los derechos humanos y las libertades fundamentales, a la violencia, la represión y la persecución política, la existencia de presos políticos y la falta de elecciones libres bajo observación internacional independiente.

8-Que Venezuela no cumple con los requisitos ni obligaciones de los miembros del Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas.

9-Su seria preocupación por la crisis humanitaria que enfrenta el país y su condena al gobierno por no permitir el ingreso de alimentos y medicinas en apoyo al pueblo venezolano.

10-Su decisión de continuar la aplicación de la Carta Democrática Interamericana a Venezuela.

11-Su apoyo a la decisión del MERCOSUR de suspender a Venezuela en aplicación del Protocolo de Ushuaia sobre Compromiso Democrático.

12-Su decisión de no apoyar ninguna candidatura venezolana en mecanismos y organizaciones regionales e internacionales.

13-Su llamado a detener la transferencia de armas hacia Venezuela a la luz de los artículos 6 y 7 del Tratado sobre el Comercio de Armas.

14-Que, teniendo en cuenta las condiciones actuales, solicitarán a la Presidencia Pro Témpore de la CELAC y a la Unión Europea, la postergación de la Cumbre CELAC-UE prevista para octubre de 2017.

15-Su compromiso de mantener un seguimiento de la situación en Venezuela, a nivel de Cancilleres, hasta el pleno restablecimiento de la democracia en ese país, y de reunirse a más tardar en la próxima sesión de la Asamblea General de Naciones Unidas, oportunidad en la que podrán sumarse otros países.

16-Su disposición a apoyar de manera urgente y en el marco del respeto a la soberanía venezolana, todo esfuerzo de negociación creíble y de buena fe, que tenga el consenso de las partes y que esté orientado a alcanzar pacíficamente el restablecimiento de la democracia en el país.

Lima, 8 de agosto de 2017

DUNKERQUE

En estos días llegó a la cartelera montevideana la película “Dunkerque”, del director Christopher Nolan, referida a un mapaepisodio dramático de la Segunda Guerra Mundial, la evacuación de los restos del ejército expedicionario británico acorralado por el fulgurante avance alemán.

No la hemos visto aún, de modo que no vamos a explayarnos sobre dicho filme, sino sobre los acontecimientos bélicos mismos que le dieron origen, y que pueden considerarse críticos para el posterior desarrollo y desenlace del conflicto.

El plan de ataque alemán en occidente (“Plan Manstein”) había dado los resultados esperados. Las puntas de lanza motomecanizadas se habían abierto camino por un terreno inesperado, los bosques de las Ardenas, que se consideraba intransitable para este tipo de tropas, aislando a las fuerzas aliadas que esperaban la ofensiva por el lado de Flandes.

En la segunda mitad del mes de mayo, la fuerza acorazada germana Panzergruppe Kleist llegó a la desembocadura del río Somme y luego ocupó el puerto de Calais, cerrando el camino de retirada a la Fuerza Expedicionaria Británica gort(BEF), las diez divisiones del 1er. Ejército francés y al ejército belga.

El comandante británico John Gort, tenía órdenes del mando francés de avanzar para rechazar a los alemanes que presionaban desde el nordeste, pero advirtió que no tenía oportunidades de éxito y que estaba a punto de ser absolutamente rodeado. De modo que en vez de atacar, se preocupó de asegurar algunas vías de escape para llevar sus tropas hasta la costa, con la esperanza de que pudieran ser evacuadas de regreso a las Islas Británicas.

En Londres no se tenía total conciencia de la gravedad de la situación de sus fuerzas destacadas en el continente, pero terminó aceptando las medidas tomadas por su comandante sobre el terreno.

Entre el 24 de mayo y el 4 de junio de 1940 el BEF y restos de los ejército francés, belga y holandés convergieron sobre el puerto de Dunkerque, estableciendo un perímetro defensivo y procediendo a destruir el armamento, los Admiral Sir Bertram Ramsayvehículos y suministros que no podrían ser transportados, para evitar que cayeran en manos enemigas.

En Inglaterra, el almirante Bertam Ranseyi se encargó de organizar la evacuación de aquellas fuerzas (la “Operación Dínamo”) reuniendo un heterogéneo conjunto de barcos de todo tipo, militares y civiles, grandes y pequeños, tripulados por personal de la Royal Navy y civiles voluntariosii.

Gort no se destacaba por ser un táctico brillante pero tenía las virtudes necesarias que reclamaban las operaciones de evacuación: coraje personal y nervios de acero.

El propio puerto de Dunkerque estaba dañado, y lo único utilizable era un largo espigón que se adentraba en el mar. Allí se apiñaron miles de soldados a la espera de que los buques de socorro los recogieran.

Otros muchos debieron esperar la salvación en las playas aledañas, entrando ordenadamente al mar (a veces con el agua hasta el cuello) para subir a las naves que por su calado no podían acercarse demasiado a la costa.

doble

Una vez a bordo, los soldados rescatados estaban lejos de estar absolutamente a salvo. La evacuación estaba bajo constante ataque de la aviación alemana y los aparatos de la Royal Air Force, aunque prodigaron sus salidas para ofrecer una cobertura a la retirada, no eran suficientes. Las aguas de la zona estaban profusamente minadas. Y los barcos que eran alcanzados por la aviación o la artillería, se constituían en peligros obstáculos para los que venían detrásdunkerke-restos.

A medida que iban llegando a los puertos ingleses, los soldados rescatados eran recibidos por multitud de civiles que se habían organizado para brindarles abrigo y bebidas calientes.

La inteligente y valerosa operación tuvo visos de milagro. Pero si no resultó un completo desastre para los aliados, se debió a la decisión de Hitler de detener sus carros de combate a la vista de la costa. Al prohibirles a los comandantes de sus blindados atacar a las unidades enemigas apiñadas en las playas éstas, estando en situación de un pugilista ya groggy, providencialmente lograron salvarse del knock out.

Desde aquellos días hasta ahora, los historiadores y analistas militares se siguen devanando los sesos por descubrir la verdadera razón que tuvo el Fürher para inmovilizar a sus carros de combate cuando estaban listos para dar una estocada final y concluyente. Se han barajado distintas posibilidades.

Una es que tanto Hitler como los mandos principales del ejército alemán (Jodl, Keitel, Rudstedt) estaban abrumados por la rapidez y contundencia de su propio éxito, a la vez que temerosos de los claros que las operaciones en el frente occidental habían abierto en sus preciadas unidades de tanques. De modo que querían preservar los carros de combate sobrevivientes.

Otra es que los mandos alemanes estimaban que los tanques no podrían operar eficientemente, en los terrenos cenagosos de Flandes.

Por su parte los generales Karl Rudenstd y Günther Blumentritt -después de finalizada la guerra- aseguraron que Hitler deliberadamente detuvo la ofensiva blindada par evitar una completa humillación de los británicos, con la esperanza que una vez que se concretara el definitivo colapso de Francia, podría alcanzar con ellos un acuerdo de paz que le dejara las manos libres para encarar sus proyectos de expansión hacia el Este.

No puede tampoco ser ajena a esta decisión del dictador germano, la seguridad que le diera el mariscal Göering de que los aviones de la Luftwaffe eran suficientes para aislar a las fuerzas aliadas por el lado del mariii.

Fueran los que fueran sus motivos, la decisión de detener el ataque acorazado cuando el triunfo estaba al alcance de la mano, es una demostración de la ineptitud tanto estratégica como política de Adolf Hitler. No pudo aniquilar al BEF en Dunkerque ni Gran Bretaña dejó de combatir.

El 3 de junio los alemanes intensificaron sus ataques al perímetro defensivo, que se había ido reduciendo inexorablemente. En la madrugada del día siguiente partió el último barco con soldados recuperados de Dunkerque (el destructor HMS Shikari, al mando del Tte. Cte. Hugh Richardson).

Lord Gort y el almirante galo Jean-Marie Abrial que había estado a cargo de la defensa del perímetro, estuvieron ALAbrialentre los últimos que se alejaron de Dunkerque.

Detrás quedaron, para caer en manos de los alemanes, varios miles de hombres, en su mayoría franceses, que sostuvieron porfiadamente las últimas posiciones defensivas. Muchos podrían haberse salvado, de no mediar fatales errores en las comunicaciones. Les esperaría la muerte o el duro cautiverioiv.

Winston Churchill presentó ante la Cámara de los Comunes la Operación Dínamo casi como una victoria. Era una exageración, por cierto. Las pérdidas de vidas pero también de material y armamento eran cuantiosas. Asimismo en materia de barcos (especialmente destructores y barreminas) y aviones de la RAF.

De hecho, las islas mismas estaban en aquellos días prácticamente inermes, defendidas apenas por milicias territoriales casi desprovistas de cañones, ametralladoras y tanques. Si en aquel momento hubiera sobrevenido una invasión, dífícilmente hubieran estado en situación de rechazarla.

Pero no menos cierto es que la desesperada evacuación de Dunkerque había logrado salvar un total de 338.226 HMS_Shikari_FL5438hombres y el orgullo británico, al igual que su voluntad de resistencia, se mantenía intacto.

En una Francia aturdida por los reveses militares, el 17 de junio de 1940 el recientemente designado presidente del Consejo de Gobierno, el general Petain (héroe nacional de la Primera Guerra Mundial) anunció la intención de capitular. Al día siguiente un general francés casi desconocido, Charles de Gaulle, hacía un llamado desde Londres a sus compatriotas de la metrópoli y las colonias, a continuar la guerra contra los alemanes.

Hitler tendría oportunidad en los años subsiguientes, de arrepentirse por su decisión de haber paralizado sus carros de combate a las puertas de Dunkerque y no haber logrado la completa destrucción de las fuerzas expedicionarias británicas en Francia. Cuatro años más tarde, una arrolladora maquinaria bélica aliada estaría golpeando a las puertas de su Reich.

*** 0 ***

i El almirante Ramsay tuvo luego importante participación en la planificación de la “Operación Overlord”, la invasión de Normandía.

ii Se movilizó todo tipo de barcos civiles para evacuar a los soldados atrapados en Dunkerque: transportes, pesqueros, transbordadores, viejos barcos de paletas, remolcadores, barcazas y embarcaciones de recreo.

iii No fue esta la única vez que Göering fue incapaz de honrar sus promesas a Hitler. Su Luftwaffe no pudo poner de rodillas a los británicos en su ofensiva aérea conocida como “Batalla de Inglaterra”, no logró abastecer al 6o. Ejército alemán cuando fue atrapado por los rusos en la bolsa de Stalingrado ni evitar los bombardeos anglonorteamericanos sobre Alemania.

iv La película de Nolan está recibiendo duras críticas en Francia, donde se le acusa de haber ignorado el papel cumplido por los soldados y marinos galos que sostuvieron las posiciones defensivas en torno a Dunkerque, y cuyo sacrificio contribuyó en gran medida a posibilitar la salvación de los cientos de miles de hombres que pudieron ser evacuados.

A LA MANERA DE AUGUSTO

En el otoño boreal de año nueve de nuestra era, un ejército imperial romano cruzó el rio Rin desde sus posesiones en octavio-augustola Galia, con el objetivo de escarmentar a las tribus germánicas que incursionaban agresivamente en la misma. El emperador Cayo Julio César Octavio Augusto había puesto a la cabeza de las tres legiones (XVII, XVIII1 y XIX) a Publio Quintilo Varo, al que acompañaba Arminio, un germano romanizado, al frente de las tropas auxiliares.

El contingente romano, de unos veinte mil hombres, al que acompañaba una gran cantidad de carromatos con la impedimenta, así como comerciantes y familias de los legionarios, formaba unavaro larga columna, que se adentró en el bosque de Teutoburgo -muy espeso por entonces- y con el suelo enfangado por recientes tormentas2.

Varo cometió además, la torpeza de transitar por un terreno dificultoso, sin tomar la precaución de enviar exploradores por delante.

Arminio, que planeaba volverse contra los romanos, era ducho en las tácticas de las legiones y conocía bien lo que prácticamente era su único punto débil en las guerras de aquellos tiempos: se volvían vulnerables cuando no lograban desplegarseArminius en campo abierto.

Así que encerrados en el estrecho camino a través del bosque y embarazados con sus corazas y escudos, fueron atacados por los germanos -más ágiles, que combatían casi desnudos- y en su mayor parte resultaron masacrados, junto a innumerables mujeres y niños. Se sacrificó a los prisioneros en rituales paganos y aquellos que sobrevivieron, fueron esclavizados.

Varo y muchos de sus oficiales, se suicidaron antes de caer en manos de sus enemigos.

Cuenta Suetonio que Augusto, al saber del desastre ocurrido a las que eran sus fuerzas de élite, cayó presa de la mayor desesperación y gritaba “¡Quintili Vare, legiones redde!”3.

Esto me hace pensar que los ciudadanos acosados por los precios de los combustibles y los impuestos con los que nos obligan a pagar las montañas de dólares dilapidados por pésima gestión y las múltiples aventuras fallidas ensayadas por las administraciones frentistas en los últimos años, tenemos derecho a exclamar: “¡Devuélvannos nuestros millones”!. 

oooOooo

1- A veces aparece identificada como “XIIX”. 

2- Actualmente queda de otrora frondoso bosque de Teutoburgo, algunos relictos en las zonas más altas del terreno.

3- Que se traduce como “¡Quintilo Varo, devuélveme mis legiones!”

GINA

El 4 de julio cumplió 90 años de edad Gina Lollobrigida, una auténtica diva del cine de todos los tiempos. El aniversario, como es natural, tuvo amplia repercusión en la prensa pastely me hizo recordar una simpática anécdota de la que tuve noticias cuando preparaba una conferencia para la Academia Uruguaya de Historia Marítima y Fluvial, sobre la fragata de la Armada portuguesa NRP Pêro Escobar.

Se trató de un navío de escolta construido en los astilleros italianos Cantieri Navalmeccanica, en Castellammare di Stabia. El financiamiento corrió a cargo de los Estados Unidos, en el marco de un programa de fortalecimiento de las capacidades de sus socios de la OTAN.

La quilla de la fragata Pêro Escobar fue puesta en enero de 1955 y se incorporó a la Marina militar lusitana el 30 de junio de 1957, constituyendo en dicha Armada la unidad única de su clase. Tenía un desplazamiento estándar de 1.250 toneladas, llegando a las 1.600 toneladas a plena carga. Su eslora era de 90,09 metros. Manga de 10,85, Puntal 5,70, calado máximo 4,98 metros.

El armamento original (fue modificado posteriormente) consistía en dos cañones de 76,2 mm en dos torres blindadas simples, una a proa y otra a popa, una pieza antiaérea de 40 Escobarmm, dos piezas antiaéreas de 20 mm, dos plataformas triples de tubos lanzatorpedos de 21”, dos lanzadores triples Squid y dos rampas para cargas de profundidad Mk-6.

Los sensores eran dos sonares en el casco (un AN/SQS-29 de búsqueda y ataque y un 147-F de profundidad) y tres radares (uno de alerta aérea Alenia Marconi MLA 1b 2-D, uno de exploración de superficie AN/SPS-12 y uno de conducción de tiro.

El equipamiento incluía tres transmisores, cuatro receptores, dos transceptores, 1 sistema de ayuda a la navegación LORAN, una brújula giroscópica y un sondador.

El sistema impulsor integraba dos calderas acuotubulares de alta presión Foster Wheeler alimentadas a nafta y dos turbinas a vapor Ansaldo de 12.000 caballos de potencia cada una, a dos ejes. Dos turbogeneradores de 280 kw. Tres motores generadores Maybach/Ansaldo de 130 kw. Velocidad máxima 32.6 nudos. Autonomía: 8.000 km a 12 nudos. Dotación: 165 tripulantes.

De acuerdo al concepto prevalente en la industria naval italiana desde tiempos de la Segunda Guerra Mundial, el diseño privilegiaba la velocidad y maniobra por sobre la protección, las dimensiones y el poder de fuego.

La marina portuguesa se hizo cargo de la Pêro Escobar en el astillero italiano el 30 de junio de 1957 y tras un período de pruebas y reparación de algunos defectos, llegó a Lisboa el 14 de octubre.

Aunque no prestó servicio por mucho tiempo y experimentó largos períodos de desarme, el buque gozó de enorme popularidad entre el personal de la Marina. En su momento fue la nave más veloz de la flota portuguesa y se destacaba por la esbeltez y armonía de sus líneas.

Por eso, familiarmente se la conocía entre el personal naval como “la Gina”, en doble Shebaalusión a su origen en astilleros italianos y a la actriz Gina Lollobrigida de esa misma nacionalidad, de espectacular belleza y en el pináculo de su carrera cinematográfica por aquellos años. Tanto que el nombre oficial del buque (que honraba a un marino portugués del siglo XV) aparecía –para irritación de las autoridades- casi únicamente en los documentos oficiales.

 Según artículo aparecido en la Revista de Armada portuguesa en 2003 y que conocí por gentileza de Pedro Manuel Monteiro, en marzo de 1962 la fragata Pêro Escobar hizo escala en el puerto de Funchal, capital de la isla de Madeira, en viaje de instrucción, donde los oficiales y cadetes fueron agasajados con una recepción por las autoridades locales.

Entre los invitados se encontraba Emanuele Valle, cónsul honorario de Italia en el lugar, además de empresario en el ramo de la pesca y entusiasta de los deportes náuticos.  Durante la recepción mencionada, alguno de los tripulantes de la fragata le comentó al cónsul Valle sobre el sobrenombre cariñoso adjudicado a la misma, en alusión a la actriz Gina Lollobrigida y su proverbial hermosura.

El cónsul hizo llegar la noticia a la actriz y evidentemente la anécdota despertó simpatía en ella, porque en agosto siguiente, estando la nave a muros de la base naval de Lisboa, le llegó un cuadro obsequiado por la misma, con la dedicatoria:

“Al Comandante e agli Ufficiali della NRP ‘Pero Escobar’ con l’augurio sincero che la loro bella nave esca sempre vittoriosa da qualunque cimento.

Roma, 1962 – Gina Lollobrigida”

O sea, algo así como:

“Al Comandante y Oficiales de la NRP ‘Pero Escobar’ con el voto sincero de que su hermosa nave sea siempre victoriosa de todos los peligros.”

Ubicar dicho cuadro, que mostraba el hermoso perfil de la actriz luciendo una diadema de brillantes de la firma Bulgari, representó un problema para el Comando de la fragata. La cámara de oficiales, a la que iba destinada, era pequeña y sus mamparos estaban casi Oficialestotalmente cubiertos de estantes, salvo un espacio que ocupaba el retrato del Presidente de la República (el Almirante Américo de Deus Rodrigues Thomaz).

Finalmente, se decidió que dado que la bandera de combate del barco se guardaba en la Cámara del Comandante y era allí donde se trataban los asuntos oficiales a bordo, dicho lugar era el más indicado para el retrato del Jefe de Estado. La propuesta fue aceptada, el retrato del presidente Thomaz fue trasladado a la cámara del comandante y su espacio en la Cámara de Oficiales pasó a ser ocupado por el de la Lollobrigida.

Tiempo más tarde, el comandante y oficiales de la Pêro Escobar enviaron a la actriz una fotografía de gran tamaño de la fragata, con las palabras:

“A grande actriz Gina Lollobrigida, o Comandante e Oficiais do NRP ‘Pero Escobar’ na homenagem à eterna beleza e harmonia de linhas.

Lisboa- 1962”

El retrato de Gina Lollobrigida, con dedicatoria y firma, se convirtió en orgullo de la dotación del barco y motivo de atracción para quienes lo visitaban. Permaneció en la Cámara de Oficiales del mismo hasta su desguace en 1976, cuando fue transferido al Museo de la Marina.

UN PRESIDENTE EN LA LUNA

Si las imágenes valen más que las palabras, es digno de verse la reacción del veterano astronauta estadounidense Edwin “Buzz” Aldrin, al escuchar las cantinflescas 220px-Aldrin_Apollo_11_originaldeclaraciones del inefable presidente norteamericano Donald Trump respecto al programa espacial de su país.

Aldrin es coronel retirado de la Fuerza Aérea, ingeniero, doctorado en ciencias y como miembro de la primera misión espacial tripulada que alcanzó la Luna, fue el segundo hombre (después de Neil Armstrong) en pisar la superficie de nuestro satélite natural.

Azorado ante la disparatada perorata de Trump, Aldrin no pudo reprimir los gestos de incredulidad y rechazo. Vean el video:

 

http://www.elmundo.es/f5/comparte/2017/07/04/595b385422601d8e418b45d4.html

 

El apodo de Aldrin fue tomado por los creadores de la saga infantil Toy Story para nombrar al personaje Buzz Lightyear.buzz lighyear

El veterano cosmonauta (a pesar de que tiempo atrás debió ser evacuado de un viaje a la Antártida por problemas de salud) parece estar a sus 87 años de edad perfectamente lúcido. Y contestó a una pregunta tonta de su anfitrión, con la muletilla que el muñequito de Toy Story repetía, referida al “infinito y más allá.”

Sarcasmo que el destinatario pareció no entender. Como así tampoco el séquito que lo acompañaba y que parece tan ignorante y despistado como Trump mismo.