SECRETOS DE PALACIO

Sin título

Anuncios

LA TREGUA DE NAVIDAD (1914)

Las escaramuzas iniciales entre las tropas británicas y germanas en Europa, al inicio de la Primera Guerra Mundial, se produjeron en la segunda mitad de agosto de 1914.

Al término de dicho año, aliados y alemanes se enfrentaban guarecidos por una densa red de trincheras, donde permanecían prácticamente inmovilizados. Los ataques de uno y otro bando, a través de la “tierra de nadie” que los separaba, se traducía únicamente en un espantoso número de muertos y heridos, sin que se obtuvieran ventajas tácticas apreciables.

En la Nochebuena de ese primer año del conflicto, los soldados alemanes armaron árboles adornados en sus refugios, y entonaron canciones navideñas; entre ellas la famosa y popular “Stille Nacht” (“Noche de Paz”).

Los británicos respondieron desde sus trincheras, cantando sus propios villancicos, incluyendo la versión de Noche de Paz en inglés.

Y espontáneamente, de uno y otro lado salieron soldados de las zanjas y se encontraron en los terrenos castigados por los obuses que hasta pocas horas atrás se disputaban encarnizadamente. Se saludaban, se deseaban feliz navidad e intercambiaban obsequios tales como bebidas, cigarrillos y chocolate.

daily-mirror-1ww

 

A pesar de los esfuerzos de sus oficiales, aquella tregua informal se prolongó al llegar el día 25. La misma fue aprovechada para recoger y enterrar dignamente a los muertos que permanecían insepultos en el campo, con mutuas muestras de respeto.

Un soldado inglés, William Loasby (según relató en una carta a su familia, que en 2014 se subastó por 25.000 euros) participó en la organización de un partido de fútbol, que se improvisó sobre el congelado suelo invernal.

Progresivamente, los oficiales fueron devolviendo a sus subordinados a sus respectivas trincheras y en los días posteriores, las hostilidades se habían restablecido en toda su crudeza.

Futbol paint

Los altos mandos tomaron providencias para que en las navidades siguientes, no se repitieran los actos de fraternidad con el enemigo, para lo cual en esos días se bombardeaba intensamente el campo.

En los años siguientes se produjeron de todos modos, algunas suspensiones de los combates con motivo de la Navidad (incluso en el Frente Oriental) pero no tuvieron ya el alcance de la de 1914.

La guerra además había ido adquiriendo ribetes cada vez más crueles, con la aparición de nuevas armas (el gas venenoso, los tanques) y ya no daba mucho margen para reiterar actitudes de camaradería entre enemigos.

En 2014, al celebrarse el primer centenario de la “Tregua de Navidad” la UEFA ubicó un monumento conmemorativo en la región de Flandes, Bélgica, donde ocurriera principalmente. El entonces presidente de la entidad, Michel Platini, expresó en la invitación a las autoridades de los países europeos para participar en la ceremonia:

“Esta ceremonia de recuerdo rinde homenaje a los soldados que, hace un siglo, expresaron su humanidad se reunieron para jugar al fútbol, abriendo así un capítulo importante en la construcción de la unidad europea y servir de ejemplo para el ejemplo que deben seguir hoy en día los jóvenes”.

UEFACuenta la historia que aquel partido entre soldados ingleses y alemanes (de una hora de duración y sin árbitros) se saldó con la victoria de los germanos por 3 a 2.

Cien años después, en el encuentro que rememoraba aquella tregua insólita, los británicos pudieron tomarse la revancha deportiva, al triunfar 1 a 0.

MÁS IMPUESTOS

Las autoridades de UTE sostienen que a partir del primero de enero del año que viene, el ente estará en condiciones de rebajar el precio que cobra por la electricidad que genera y distribuye, merced a que viene sosteniendo la G13producción de energía en base a fuentes renovables sin necesidad de utilizar sus generadores operados con combustibles fósiles.

No es esa la intención a nivel del Ministerio de Economía y Finanzas. La imperiosa necesidad de cubrir las necesidades de caja del gobierno hace que reclamen más aportes de UTE al tesoro. Entonces, aunque los costos de operación disminuyen, pretende que las tarifas suban y generen más excedentes para transferirlos a la ucha del Estado.

Como ya he afirmado al menos en dos oportunidades anteriores en este blog, tengo la total convicción de que el trasvase de recursos desde las empresas públicas a las arcas públicas es un impuesto encubierto. Un impuesto que no cumple con la obligación de contar con previa sanción legislativa.

Por esta vía más o menos oblicua, el gobierno sigue incumpliendo -una vez más- su promesa de no aumentar gravámenes.

DESCONCIERTO GENERALIZADO

Estoy leyendo el libro de memorias de John le Carré, titulado “Volar en círculos”. Seguramente escriba algo sobre el mismo en este blog, una vez lo haya terminado.

Quiero referirme ahora a un pasaje específico de dicho libro, relativo a la conversación que el autor sostuvo con Vadim Bakatin, un ingeniero ajeno al mundo de los servicios de inteligencia al que Mijhaíl Gorbachov asignó la ingente carretarea de liquidar los resabios de la vieja KGB -ya disuelta- y constituir un nuevo servicio de inteligencia estatal (el FSB) más acorde con sus políticas de transparencia y apertura política.

De sus escasos resultados, más allá de la tenacidad y empeño que haya puesto en el intento, da cuenta la ascensión política de Vladimir Putin, salido de lo más profundo de la estructura de la KGB.

Como sea, Le Carré define a Bakatin como un individuo decente, que al momento de su encuentro parece un hombre desconcertado, “al que le han arrebatado sus convicciones”, que le confiesa:

-Desde niño me enseñaron a creer que el comunismo era el único camino recto para la humanidad. Sí, de acuerdo, las cosas se torcieron. El poder cayó en malas manos y el Partido tomó decisiones erradas. Pero todavía creo que éramos la fuerza moral para el bien del mundo. ¿Qué somos ahora? ¿Dónde está la fuerza moral?”

Ese mismo desconcierto lo experimentaron, aún hay quienes lo siguen sufriendo, muchísimos ciudadanos soviéticos -de segunda o tercera generación sin conocer otra realidad que aquella que le mostraba la propaganda oficial- al ver el colapso inesperado de la potencia en la que creían vivir, al igual que los alemanes del Este con la caída del muro bakatin_200px-61bde Berlín.

Pero estimado Vadim, sepa que igual desconcierto y desolación sentimos muchos que hemos vivido la historia lejos de los acontecimientos que sacudieron a la exURSS y sus satélites. Como es mi caso, de cierta tendencia más bien socialdemócrata, al asistir al desenfreno de la corrupción de gobiernos de izquierda, de centro o de derecha, observar con aprensión la deriva de tantos regímenes populistas hacia el mesianismo totalitario y asombrarse una y otra vez de la creatividad con la que en zonas como Oriente Medio o el Cáucaso, se reinventan motivos para la desestabilización y la masacre.

Bakatin y tantos como él nacieron, crecieron y fueron educados en el credo del socialismo real. Otros nacimos, crecimos y nos educamos creyendo en la libertad y la democracia. Unos y otros, si tenemos algo de sentido crítico, no podemos menos que preguntarnos hacia dónde va el mundo.

MARX A 100 AÑOS DE LA REVOLUCIÓN RUSA

En estos días se cumple el primer centenario de la revolución rusa de 1917, lo que está dando lugar a infinidad de publicaciones sobre aquellos acontecimientos, sin duda dramáticos y de enorme significación para el devenir histórico mundial de las décadas siguientes.

Junto con el relato y la valoración de los sucesos, también aparecen análisis de las ideas filosóficas y políticas que Marxinformaron la génesis y el desarrollo de dicha revolución. En especial, por supuesto, las formuladas por Karl Marx en solitario (“El capital, 1867)” y junto a Friedrich Engels (“El manifiesto comunista”, 1848). Y también se trata de determinar, en términos académicos, cuánto de las proposiciones de estos autores -anunciadas en su momento como el non plus ultra de la evolución de las ideas políticas y económicas, pueden considerarse todavía vigentes.

El derrumbe del experimento soviético (que no llegó a completar un siglo de existencia), el drástico golpe de timón económico de los gobiernos de China Popular y Vietnam hacia el capitalismo, así como los fracasos de los regímenes del estilo de Cuba, Norcorea y últimamente Venezuela, que se sostienen al costo de pauperizar y aherrojar a sus pueblos, han desnudado los errores y lo caduco de muchas de las ideas de Marx.

Algunos aspectos de su pensamiento, de todos modos, parecen haber resistido la prueba del tiempo. En ese sentido, el sitio en Internet de la BBC en español, ha presentado el 4 de este mes de noviembre un artículo de Max Seitz bajo el título “4 ideas de Carlos Marx, el ideólogo de la Revolución Rusa, que siguen vigentes a pesar del fracaso del comunismo”.

Para Seitz1, dichas ideas serían:

  1. El activismo político. Según Marx, la lucha de clases inevitable en las sociedades capitalistas, terminará por arrebatar el poder a las élites dominantes y lo transferirá a las mayorías trabajadoras. La idea inspiró los grandes movimientos revolucionarios en Rusia y en China y el concepto de la lucha de clases, sigue siendo un instrumento de análisis para entender las relaciones, los cambios y los conflictos a nivel económico, social y hasta cultural. 

  1. Las crecientes crisis económicas. Lejos de creer en la “mano invisible” propuesta por Adam Smith y queLenin regularía naturalmente los mercados, Marx estimaba que el capitalismo estaba condenado a la ocurrencia de una espiral de crisis económicas, cada una peor que la anterior, que llevaría al sistema a su inevitable colapso. Las crisis de los mercados capitalistas han sido recurrentes y de alcance internacional, pero contrario a los que vaticinaba Marx la mayoría de las más importantes (1873, 1929, 1987, 2007/2008) han sido de naturaleza financiera y no industrial. La “crisis del petróleo” de 1973 sí puede considerarse una turbulencia provocada por la sobreproducción y en parte, el recambio tecnológico.

  1. Ganancias desmedidas y monopolios. De acuerdo al artículo de Seitz, “un reciente análisis de la revista The Economist muestra que mientras en las dos últimas décadas el sueldo de los trabajadores en países como Estados Unidos se ha estancado, el salario de los máximo ejecutivos ha aumentado significativamente: han pasado de cobrar 40 veces más que el promedio a embolsarse 110 veces más.” Albrecht Ritschl, quien dirige el Departamento de Historía Económica de la London School of Economics, afirma: La crítica de Marx a la acumulación es válida aún hoy, porque continúa siendo uno de sus puntos débiles del capitalismo”. Hoy lo vemos claramente en la acumulación desmedida de poder por parte de grandes compañías internacionales y también en la conformación de monopolios y duopolios2. Marx nos alertó sobre los riesgos de todo esto”.

  1. La globalización y la inequidad. Los historiadores serios coinciden en que Karl Marx se equivocó al creer bolsaque el capitalismo se autodestruiría a manos de su principal creatura: el proletariado. Pero en cambio, una de sus vaticinios respecto al capitalismo que ha recuperado vigencia es la que considera que su expansión a escala mundial está generando (y lo seguirá haciendo a futuro) recesiones recurrentes y turbulencias en los mercados. Afirma Ritschl: “Hoy hay en el mundo mucha gente preocupada por la destrucción de mercados locales, la inseguridad laboral y la pérdida de empleos. La globalización, por ejemplo, fue uno de los grandes temas en las últimas elecciones en Estados Unidos, en las que dominó una pregunta que podría haberse planteado en muchas otras partes del planeta: ¿qué hacemos con los que han perdido con ella?”.

En lo personal, me permito resaltar otro aspecto del pensamiento de Marx, que creo esencial y todavía irrecusable, y es su convicción de que el trabajo es una actividad existencial de los seres humanos, y que en su práctica voluntaria, libre y consciente radica la fuente de su autorrealización y su mayor contribución al desarrollo del cuerpo social.

ooo O ooo

  1. Puede verse el artículo completo en http://www.bbc.com/mundo/noticias-40611669
  2. En negrita en el original.

100 AÑOS DE LA BATALLA DE BEERSEVA

El 31 de este mes de octubre, se cumplirán cien años de la batalla de Beerseva, en el marco de la Primera Guerra Mundial. Se trata de una de las últimas cargas de caballería al estilo clásico, de la historia.

La misma fue reseñada en mi libro La historia es un baño de sangre, capítulo 11, páginas 136 y 137:

PGM: caballería británica en Oriente Medio

La caballería tuvo todavía un lugar en la Primera Guerra Mundial, pero los fusiles modernos, las ametralladoras, los campos minados y las densas redes de blocaos, trincheras y alambradas, constituyeron un escenario impropio para su despliegue eficiente, especialmente en el teatro europeo.

Donde la caballería británica aún desarrolló un par de acciones dentro de los cánones clásicos, fue en Palestina, durante la ofensiva contra los turcos. A fines de octubre de 1917 la 4a. Brigada de caballería ligera australiana (mandada por el Gral. William Grant) arrebató a los turcos la población de Beer Sheva (crucial fuente de agua potable, en el desierto del Neguev) en una carga vibrante, se dice que con sus hombres llevando los rifles en bandolera y empuñando únicamente sus bayonetas.

eg elliot

Beer Sheva, Beerseba, Beersheva o Be’er Sheva (“Siete Pozos”) estaba rodeada de trincheras y la guarnición turca que las defendían, contaba con algunos cañones servidos por instructores austrohúngaros.

El ataque fue conducido por el Tcol. Murray W. J. Bourchier al frente de los Regimientos 4° (Victorian) y 12° (New South Wales) únicamente, ya que el tercer regimiento de la brigada -el Queensland and South Australia- se encontraba disperso. Los propios australianos reconocieron que la maniobra ya había sido usada con Lieutenant_Colonel_Murray_Bourchieréxito para atacar campamentos enemigos durante la guerra de los “bóers” y que en Oriente Medio esa táctica se veía facilitada por la inexistencia de barreras de alambre de púas.”

Aquella carga a caballo hasta las trincheras mismas, desde el Este y envuelta en densas nubes de polvo, fue totalmente inesperada y superó la resistencia de los soldados turcos, cuyas defensas principales estaban orientadas en sentido opuesto, hacia el lado de Gaza.

Los otomanos sufrieron medio millar de bajas y dejaron prisioneros 38 oficiales, unos 700 clases y soldados y cuatro cañones. Tampoco tuvieron tiempo de inutilizar las fuentes de agua, que para los británicos eran vitales a efectos de continuar su avance hacia Jerusalén y Damasco..

AGUA, FUEGO, CELULOSA…

El agua

Durante su gobierno, el Gral. Máximo Santos impulsó vigorosamente un proyecto para dotar a la bahía de Montevideo, de un puerto artificial moderno, y formalizó un acuerdo para llevarlo a cabo con la firma londinense Cutbill, Son & De Lungo, a través de Amaro Carve, Ministro de la Legación de la república en la capital británica.

Dicho proyecto generó intensa polémica que llenó las páginas de la prensa montevideana (La Nación y El Partido Colorado férreamente a favor de la iniciativa oficial; La Razón, El Telégrafo Maritimo, La Tribuna Popular, en contra) y 1910horas de discusión parlamentaria.

Podemos encontrar un relato de esas discusiones en la monumental Historia del Puerto de Montevideo (José María Fernández Saldaña y Eduardo García de Zúñiga, Administración Nacional de Puertos, Mont. 1939) y en la más reciente y condensada La construcción del puerto de Montevideo de Fernando Aparicio (Planeta, Mont., 2010).

La formulación técnica del proyecto estuvo a cargo de un equipo de reconocidos ingenieros londinenses, encabezado por F. C. Watson. La firma Cutbill, Son & De Lungo tenía reconocidos antecedentes en la construcción de ferrocarriles en Sudamérica (en Venezuela, Paraguay y el sur del Brasil) aunque no en materia de puertos.

Las discrepancias en nuestro medio se daban en este aspecto, en la insuficiencia de datos suficientes para elegir la ubicación de los muelles y obras de abrigo. En especial, había opiniones muy diferentes entre los técnicos locales, respecto al régimen de las corrientes internas de la bahía y el origen de los materiales que contribuían a su cegamiento.

Pero las mayores discusiones tuvieron origen en el mecanismo de financiamiento de la construcción del puerto, el control de los terrenos ganados a la bahía y los privilegios y garantías que se otorgarían a la empresa a cargo de la misma.

Uno de los puntos que generó más enconado enfrentamiento entre los afiliados a las propuestas oficiales y quienes se les oponían, se suscitó a raíz de que algunos términos del acuerdo suscrito entre el representante del gobierno en Londres y la empresa Cutbill, Son & De Lungo excedían el marco legal (la ley del 28 de abril de 1884). Se habían conocido públicamente dos contratos referidos a “Obras” y a “Terrenos”, pero a pesar de la negativa oficial, se supo de la existencia de un tercer contrato oculto, que tenía que ver con los “Intereses” que el Estado se comprometía a pagar.

La existencia de ese tercer acuerdo quiso ser mantenido en secreto por el gobierno, y el Sr. Carve negó haber lo firmado. Pero el Sr. Melitón González (exsecretario de la Legación uruguaya en Londres, destituido por sus desavenencias con Carve) exhibió copia del mismo. El escándalo estaba servido.

Se supo entonces que el contrato “Intereses” verdaderamente existía y había sido firmado por el Ministro Carve y los representantes de Cutbill, Son & De Lungo, con la participación del escribano John Venn, el 16 de marzo de 1965.

El último recurso de la administración santista, ya puesto en evidencia el engaño, fue argumentar que la reserva de la firma de ese contrato se mantenía secreto en favor de los intereses del país, acusando al Sr. González y quienes lo entrada puerto comercialdifundieron, de “traición a la patria” y de estar al servicio de intereses políticos y económicos que se oponían a que la gran obra del puerto se concretara.

Azuzado por el gobierno, el Fiscal del Crimen -Dr. Carlos Muñoz Anaya- inició causa contra Melitón González y los responsables de los periódicos opositores. El juez Dr. Joaquín del Castillo los condenó por sustracción de documentos públicos y violación de secretos de Estado.

Pero el régimen de Máximo Santos, por múltiples razones, ya estaba políticamente condenado. En marzo de 1886 fue desplazado del poder, el gobierno pasó a manos del Gral. Máximo Tajes y finalmente, el acuerdo con la empresa Cutbill, Son & De Lungo -teñido desde un principio de sospechas de corrupción- fue tachado de nulidad y caducó.

El fuego

En estos días, violentos incendios arrasaron vastas zonas del centro-norte Portugal y el noroeste de España, con un As Neves Pontevedra óscar corral el pais 17 10gravoso saldo de personas fallecidas (cifras provisorias hablan de 36 en Portugal y 4 en Galicia).

Coincidió la conjunción de varios factores adversos para que la dimensión de los siniestros fuera tan catastrófica: larga temporada de sequía, altas temperaturas. Y se especula además, con que la gran cantidad de focos aparecidos se deban a una deliberada acción criminal.

Pero también se atribuyen a políticas públicas erróneas. Por ejemplo, la Xunta desmovilizó al finalizar la estación estival a 435 brigadistas temporarios, a pesar de que los reportes de peligro de incendios forestales seguían siendo alarmantes.

Según el portal Praza Publica citado por La Vanguardia el día de ayer, a partir de datos oficiales se puede afirmar que “solo en 2015 ardieron 12.000 hectáreas. Y si echamos la vista más atrás, en los últimos cuarenta años el fuego haVieira de Leira Ricardo Graca efe afectado 1,6 millones de hectáreas en Galicia. Más de la mitad del territorio gallego ha ardido desde 1976 hasta 2016”.

Y no puede ser ajeno a esta deprimente realidad -como manejamos anteriormente en este blog, en la entrada del 24 de junio de este año bajo el título “Las barbas en remojo”, el alto porcentaje de bosque plantado con eucalyptus.

La celulosa

Estos sucesos puede parecer, a primera vista, que no tienen ninguna relación entre sí. Sin embargo, no puedo evitar la impresión de que tienen .-más allá de las distancias en tiempo y espacio- bastante en común..

En su momento se consideró con razón, que la construcción de un puerto artificial que facilitara las operaciones de las grandes naves de ultramar, sería el elemento que pondría al Uruguay de lleno en el camino de la modernidad y el progreso. Algo parecido se piensa ahora, que representará la instalación de una nueva planta de fabricación de pasta de celulosa.

Tal vez por la manera perentoria y poco trasparente con que la administración Vázquez quiere cerrar las negociaciones con la empresa finlandesa UPM para instalar una tercera planta de fabricación de celulosa en el país, y su renuencia a informar al espectro político y la opinión pública en general, de los términos y alcances de los compromisos que el Estado asumiría a cambio de esa inversión.

Las versiones divergentes sobre las negociaciones que provienen de las propias filas del gobierno (el ministro Danilo Astori afirmó recientemente que el acuerdo todavía estaba lejos de concretarse; casi simultáneamente el presidente Vázquez aseguró que la firma del convenio es cosa de pocos días) y la renuncia de un cuadro importante del Ministerio de Economía, el Ec. Andrés Masoller, por discrepancias con las concesiones que se le estarían otorgando a la pastera finlandesa, coadyuvan además, a que se experimente rezonable alarma sobre las obligaciones que el país estaría a punto de contraer.

Junto con las sospechas que emanan del secretismo con que el gobierno viene manejando sus tratativas con la pastera UPM y la alarma que producen algunos de los pocos datos que se han ido conociendo .tales como la traza del ferrocarril que el Estado deberá poner a disposición de la empresa finlandesa y la obligación del Estado de adquirir obligatoriamente los excedentes de energía eléctrica que como condición parla pastera produzca- para que decida su 1402410843_978096_1402490321_noticia_normalinstalación, agreguemos que el inevitable impulso al monocultivo de eucapyptus (materia prima necesaria para el proceso de producción) es otro elemento que arroja mayores dudas sobre la conveniencia a largo plazo de seguir apostando a la fabricación de celulosa.

Pero para esta administración, que casi no ha logrado concretar alguna de sus promesas preelectorales, asegurarse esta inversión de unos 4 mil millones de dólares, es prácticamente la única posibilidad de llegar a las próximas elecciones con algo para volver a seducir a sus votantes.