ALGUNOS COMENTARIOS

Read my lips … again

Con el título de “Lean mis labios” tomado de una famosa frase del presidente estadounidense George H. W. Bush, nos referimos en este blog el 25 de mayo de 2016 al anuncio (contrariando sus promesas preelectorales) del Dr. Tabaré Vázquez de que en la Rendición de Cuentas que se proyectaba para ese año, se deberían aumentar los impuestos y postergar algunos gastos.

Recordemos, por si algún distraído lo ha olvidado, las palabras del entonces candidato a volver a ocupar la presidencia de la República, pronunciadas en noviembre de 2014:

La continuidad de la política económica está garantizada y no está planificado, ni en el horizonte, ningún incremento de la carga impositiva.”

Si embargo, los desequilibrios fiscales incurridos en 2015 (en parte por errores de cálculo de su propia cosecha, en parte no menor por el “descubrimiento” de los inmensos huecos presupuestales heredados de la “administración Mujica”), Vázquez y su ministro de Economía Danilo Astori, la Rendición de Cuentas incorporó mecanismos de aumento de la recaudación por vía de modificar criterios de liquidación de impuestos existentes y de obligar a algunas empresas públicas a mayores transferencias de recursos a Rentas Generales.

Respecto a este último punto, no podemos dejar de reiterar nuestra convicción de que las transferencias de fondos astoride las empresas estatales al erario, son impuestos ilegales (toda vez que no han sido expresamente aprobados por el Parlamento).

En la ocasión mencionada, se argumentó que en realidad no se estaban incumpliendo promesas preelectorales porque (Raúl Sendic dixit) “no va a haber ningún impuesto nuevo, hay modificación de impuestos que ya están rigiendo en el país”.

Esta vez, en oportunidad del actual proyecto de Rendición de Cuentas, ni siquiera va a ser de recibo ese endeble sofisma, porque a la vez que se aumentan tributos existentes (la alicuota de la tasa consular que grava a los bienes importados) se crean otros nuevos (impuesto a la renta a las personas sobre los premios de los juegos de azar, excepto slots y a la renta de las empresas a la Banca de Quinielas).

Al mismo tiempo, se anuncia que los egresos del Estado crecerán en 2018 en 172 millones del dólares.

La debilidad de los cálculos del gobierno para proyectar sus cuentas (que no se atreve a prever más allá de un año) y los peligros para la economía derivados de esos nuevos incrementos a los gastos y los impuestos, darían para más espacio del que queremos ocupar hoy sobre el particular pero -como afirman muchos especialistas más versados que el que escribe- son verdaderamente alarmantes.

El vaso medio lleno

José Lez, presidente del INAVI (Instituto Nacional de Vitivinicultura) anunció días atrás que las exportaciones de vino de Uruguay en los cinco primeros meses de este año, superan en un 148% a las realizadas en el mismo período de 2016.

Como no hemos encontrado números absolutos de respaldo para determinar a cuánto ascienden (en volumen y en dinero) las exportaciones de lo que va de 2017, deberemos hacer algunas consideraciones en base a cifras históricas y datos obtenidos de algunos informantes confiables.

Los números:

Exportaciones en litros

(fuente INAVI)

Exportaciones en dólares

(fuente Uruguay XXI)

2015: 2.325.540

Enero a noviembre 2016: 3.086.604

2015: 8.300.000

Enero a noviembre 2016: 8.900.000

Dichas cifras nos dan que en 2015 el precio promedio obtenido por los vinos uruguayos en el extranjero fue de U$D 3,56 y en los once primeros meses de 2016 fue de U$D 2,89. Se vendió más pero a menor precio.

Veamos primero los precios en dólares, obtenidos por sus vinos a granel por varios países relevantes, en 2014:

Chile 1,21

Argentina 1,41

Francia 2,19

Acudamos ahora a los datos obtenidos de conocidos que participan del negocio vitivinícola: el grueso de lascopa vino exportaciones de vino del país se trata de ventas a granel en contenedores-cisterna con destino a Rusia, a $U 10 el (U$D 0,35) el litro y al que Uruguay encima beneficia con un subsidio de $U 4 por litro.

Eso explicaría el salto en las colocaciones en volumen físico pero, llevado a términos económicos, sería un negocio francamente ruinoso explicable únicamente en clave política, para darle alguna solución a los excedentes de una actividad que no logra ser competitiva ni dentro ni fuera de fronteras.

La vigencia de los duelos

José Mujica ha manifestado hace pocos días: “yo lo único que lamento es que no exista la Ley de Duelos … hay cosas que se arreglan así, no se arreglan de otra manera”.

Hasta los relojes rotos dan la hora exacta dos veces al día. De modo que por esta vez y sin que constituya precedente, estoy dispuesto a reconocer mi coincidencia con el ex presidente. Creo que si el instituto del duelo no hubiera sido derogado, Los duelistas 2muchos lenguaraces medirían con más cuidado sus palabras.

Aunque claro, siempre quedaría la problemática de qué hacer con las “lenguarazas”, que también existen, cuando lesionan sin justificación del honor de terceros y frente a las que no es concebible emprenderla a sablazos.

Ciertamente, como dice Mujica, “hablar es facilísimo en este país” (por suerte). Él es el ejemplo más palmario de ese aserto y en su incontinencia verbal ha incurrido permanentemente (junto con gente de su más inmediato entorno) en múltiples calificativos ofensivos.

Así que si el duelo estuviera vigente, no faltarían personas lesionadas en su honor por sus dichos, con derecho a exigir que rindiera cuentas y volvería a tener ocasión de reeditar los tiempos de juventud, cuando procuraba imponer sus ideas a los tiros.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s