Archivo de la categoría: Sin categoría

EL DIA QUE VIVIMOS EN PELIGRO

Aunque su fallecimiento se conoció recién el 19 de este mes de setiembre, Stanislav Petrov había dejado de existir el 19 de mayo. Para los que no sepan de quién hablamos, digamos simplemente que fue el hombre que 34 años atrás, stanislav_petrovsalvó literalmente al mundo del holocausto nuclear.

Petrov, especialista informático y por entonces teniente coronel del Ejército del Aire de la Unión Soviética, de 44 años de edad, estaba esa crucial jornada del 26 de setiembre de 1983 a cargo de la instalación Serpujov 15 del mando de defensa antiaérea ubicada unos 100km al sur de Moscú.

Eran tras un período de deshielo, tiempos de extrema tensión entre las dos superpotencias que se disputaban la hegemonía mundial, Estados Unidos y la URSS. El presidente norteamericano Ronald Reagan mantenía una retórica muy agresiva contra el régimen comunista y el primer ministro soviético Yuri Andropov tenía la presunción de que los EE. UU. se alistaban para lanzar sobre la URSS un ataque nuclear.

El primero de setiembre de 1983, cazas soviéticos derribaron sobre la isla Sajalin un avión comercial Boeing 747-200 de la empresa surcoreana KAL, que había entrado por error en espacio aéreo de la URSS, muriendo las 269 personas que iban a bordo.

En noviembre de ese mismo año la OTAN llevó a cabo los ejercicios Able Archer, que los soviéticos interpretaron como la preparación para un ataque masivo e hizo que pusieran en máxima alerta a sus misiles y bombarderos Minutemanestratégicos.

Había pasado apenas 15 minutos de la medianoche, cuando en el bunker de Serpujov las alarmas comenzaron a sonar. El sensor infrarrojo de un satélite de alerta temprana OKO había detectado una fuente de calor que sobrepasaba la línea del horizonte, lo que debía interpretarse como el motor de un cohete intercontinental estadounidense que volaba hacia un blanco en la URSS.

Si Petrov hubiera seguido estrictamente los protocolos establecidos (como era su deber y para lo que había sido exhaustivamente entrenado) tendría que haber informado de inmediato del alerta a sus mandos. En ese caso, en quince minutos la respuesta nuclear soviética se había activado y sus misiles también estarían viajando hacia territorio norteamericano.

Pero el Tcol. soviético no estaba convencido de que en realidad su país estuviera bajo ataque y tenía conciencia de que sus satélites de alerta no eran del todo confiables, de modo que hizo apagar las alarmas y decidió esperar.

Pocos minutos más tarde, las sirenas volvieron a activarse y las pantallas identificaron cuatro nuevos posibles SateliteOKOvectores en ruta hacia la URSS. Pero Petrov consideró que que si los EE. UU. hubieran lanzado realmente un ataque nuclear por sorpresa, lo habrían hecho con el máximo de su arsenal disponible, y no con apenas cinco misiles.

En un alarde de sangre fría, se mantuvo sin actuar. Pasaron los minutos, las presuntas ojivas nucleares enemigas nunca cayeron y aquella noche un solo hombre tuvo en sus manos el destino del mundo y lo salvó.

Pese a todo los mandos militares soviéticos hicieron pagar a Petrov por no apegarse a los reglamentos y lo relegaron a un destino administrativo inferior. Ese maltrato le causó una crisis ss 18nerviosa y un año después, pasó a retiro y se radicó en Friázino, en las afueras de la capital rusa.

Luego se supo que ese preciso día de setiembre, el ángulo de los rayos solares incidieron de tal modo en los sensores del satélite soviético, que lo hicieron reaccionar como si hubiera detectado el lanzamiento de misiles hostiles. El suceso pasó a ser llamado, una vez conocido, como “el incidente del equinoccio de otoño”. El otoño boreal, por supuesto.

El acontecimiento se mantuvo en riguroso secreto hasta 1993, cuando el Coronel General Yuri Vótintsev -retirado de Petrov 2la comandancia de las defensas soviéticas contra misiles- lo reveló en sus memorias. A partir de entonces, Petrov fue reconocido como un héroe y recibió varios galardones internacionales, incluso de parte de la Organización de las Naciones Unidas.

En 2008 participó en un documental titulado “The red button & the man who saved the world”, sobre aquel incidente.

Sin embargo nunca perdió la modestia, prefiriendo declarar que “estaba haciendo mi trabajo y fui la persona apropiada en el momento correcto. Eso es todo.”

Anuncios

NUESTRA SEÑORA DE LAS MERCEDES: expolio y reivindicación.

A principios del siglo XIX las finanzas de la Corona española estaba en ruinas. Por entonces el trono estaba ocupado por el borbón Carlos IV, aunque el poder verdadero poder era ejercido por su influyente ministro Manuel de Godoy.

Cuando Napoleón se proclamó emperador de los franceses, Godoy convenció al monarca español a formalizar una alianza con el mismo(lo cual aparejaba automáticamente, la hostilidad británica).

En 1803, España se comprometió a pagar un cuantioso subsidio a Francia, para permanecer fuera de la guerra de Mercedesésta con Inglaterra. Este acuerdo profundizó las penurias del tesoro, y en 1804 Godoy instruyó a los representantes de la corona en las colonias de América, para que enviaran a la metrópoli todas las riquezas en metálico que les fuera posible.

Desde el puerto peruano de El Callao, el virrey despachó a las fragatas Asunción, Santa Clara y Nuestra Señora de las Mercedes con las recaudaciones de la Real Hacienda. La flotilla -al mando de Tomás de Ugarte- pasó al Atlántico por el cabo de Hornos e hizo escala en la bahía de Montevideo. Al Bustamantehaber enfermado gravemente Ugarte, se hizo cargo de la escuadra José Bustamante y Guerra, quien ocupaba la doble responsabilidad de gobernador y de comandante de los bajeles de la plaza desde 1797.

Bustamante consideró que la Asunción no estaba en condiciones de afrontar el cruce del océano hacia España, así que la desechó, agregando a la flotilla a las fragatas Fama Santa Victoria y Medea. Las cuatro naves zarparon desde la bahía de Montevideo el mes de setiembre de 1804. Cargaban la recaudación de impuestos en monedas de oro y plata, junto con estaño, telas de vicuña, quina y canela. Llevaban a bordo también muchas familias españolas que retornaban a su patria transportando sus bienes personales y remesas de ganancias de los negocios que hacendados y comerciantes españoles enviaban a la península.

El viaje transatlántico se verificó sin mayores sobresaltos (apenas se señalan algunos caso de fiebre a bordo de la 330px-Sir_Graham_Moore_by_Sir_Thomas_LawrenceMedea) y el 5 de octubre la flotilla tenía a la vista al cabo de Santa María, en el Algarve de Portugal, estando a un día de alcanzar Cádiz, puerto final de la travesía. Entonces, se hizo presente una escuadra de cuatro fragatas británicas –HMS Medusa, HMS Amphion, HMS Lively y HMS Indefatigable– al mando del comodoro Graham Moore.

Moore dispuso sus naves en línea, cada una a un costado de cada fragata española, por el lado de barlovento, y desde la HMS Medusa (donde Moore llevaba su insignia) se disparó una cañonazo de advertencia y envió en un bote uno de sus tenientes a reunirse con Bustamante y Guerra, al que le indicó de que a pesar de que Gran Bretaña y España mantenían un estado de neutralidad, el comodoro inglés tenía órdenes de sus superiores de detener a los navíos españoles y conducirlos a puertos británicos.

Bustamante respondió que no existía estado de guerra entre ambos reinos, e incluso que España pagaba un subsidio a Francia para mantenerse fuera del conflicto entre Gran Bretaña y Napoleón. Pero allí radicaba la principalfragata_Indefatigable-kUWG--510x286@abc preocupación de los británicos: los fondos que España canalizaba a las arcas francesas y que contribuían a fortalecer el poder militar galo.

A continuación, reclamado por un cañonazo de salva, el bote retornó a la Medusa. Los oficiales españoles quedaron perplejos por las pretensiones de los ingleses y mientras deliberaban respecto a qué actitud adoptar, apenas el bote de Ascott llegó al costado de la fragata británica a la que pertenecía, desde ésta se comenzó a disparar a bala sobre las naves españolas sin previo aviso, agregándose de inmediato el fuego de artillería de las demás fragatas británicas.

Los españoles intentaron oponerse al ataque con firmeza, pero estaban en amplia inferioridad de condiciones. Los animacinbatallanavalcabosantamaria-120329134706-phpapp01-thumbnail-4barcos británicos contaban con un arma que los españoles no tenían, y que a la corta distancia que separaba ambas líneas de combate (unos 50m) tenía un efecto devastador: las carronadas.

La Mercedes tenía a la Amphion por su amura; los ingleses podían castigarla con la mayor parte de su artillería mientras que la posición de la fragata española le impedía responder el fuego. A las 9:30 am, una bala alcanzó a la Mercedes en la santabárbara. Se produjo una violenta explosión y la nave su hundió rápidamente, De las 300 personas que iban a bordo entre militares y civiles, se salvaron únicamente 51. La inforturnada fragata se llevó al fondo del mar unos 220.000 pesos de plata de la Corona, 600.000 pesos de plata pertenecientes a particulares, 60.000 pesos de plata del pago a marineros y soldados y la carga de cobre, estaño y lana de vicuña.

Con el hundimiento de la Mercedes, los británicos había agregado al efecto sorpresa y su mejor armamento, la ventaja de la superioridad numérica. Las fragatas Medea y Clara también recibieron duro fuego artillero y de fusilería, y terminaron rindiéndose.

La Fama, de buena velocidad, intentó alejarse combatiendo con la HMS Lively, pero pasado el mediodía se quedó sin velamen ni aparejos y fue apresada.

La escuadra de Moore condujo a las fragatas apresadas hasta el puerto de Gosport. Las autoridades británicas consideraron a los caudales y efectos capturados, “buena presa”, pero en la Cámara de los Comunes, algunos Explosion Mercedes Francis Sartorius MMN RUparlamentarios condenaron duramente aquel acto de agresión de la Armada Real a los barcos y bienes de un estado neutral,

Ante aquel ataque injustificado, el imperio español, ya ingresado en su crepúsculo, no tuvo otra alternativa que declarar, a pesar de su inadecuada preparación militar, la guerra Gran Bretaña. La contienda le depararía nuevas desazones, entre ellas -el 21 de octubre del año siguiente- el desastre de Trafalgar.

Aquella guerra también tuvo sus consecuencias en América (incluyendo la región del Río de la Plata). Recordemos que la escuadra española atacada en Santa María había partido para su viaje transatlántico a la metrópoli, desde la bahía de Montevideo y era comandada por el gobernador de la ciudad y jefe de su apostadero, cuya jurisdicción llegaba hasta las islas Malvinas.

Y que esa agresión alevosa, que obligó a España a entrar en guerra contra Gran Bretaña, dio lugar a las 8 escudos oro Carlos IV 1803denominadas “Invasiones Inglesas” (1806/1807), que tanto tuvieron que ver en la consolidación de los sentimientos autonomistas de la población criolla.

Pero el ataque alevoso sufrido frente a las costas del Algarve, no fue el único acto de piratería sufrido por la fragata Nuestra Señora de las Mercedes (o lo que quedaba de ella).

Odyssey ExplorerRobot control remoto.jpg

En mayo de 2007 la empresa Odyssey Marine (un emprendimiento de “cazatesoros” con sede en Tampa, Florida, EE. UU.) hacía público el descubrimiento por parte de su buque de rescate Odiyssey Explorer, una nave hundida (a la que omitiía identificar como el pecio de la fragata Nuestra Señora de las Mercedes) a unas 30 millas al sur de Faro, Algarve. Usando sonar de barrido lateral y un robot submarino, recuperaron unas 17 toneladas de monedas, metales Algecirasy fragmentos de tejidos, que trasladaron al enclave británico de Gibraltar y desde ahi enviaron por vía aérea a Tampa con intención de subastarlas.

En España, las autoridades intuyeron prontamente que aquel tesoro correspondía a los bienes que transportaba la fragata Mercedes cuando fue enviada al fondo del mar por el comodoro Moore en 1804, por lo que iniciaron su reclamación, con el argumento de que había sido sutraido del pecio de un buque de guerra de la Armada española y por lo tanto, el Estado de dicho país seguía siendo el titular de su propiedad.

En cuanto a Odyssey Explorer, una vez que abandonó el puerto gibraltareño, fue apresado por lanchas patrulleras de la Guardia Civil española y trasladado a Algeciras.

A pesar de las sucesivas apelaciones de los cazatesoros, de algunos particulares que se decían herederos de los civiles que llevaban sus riquezas en la Mercedes cuando fue hundida y el Gobierno de Perú que alegaba que el metalSarmiento y factura de las monedas eran de origen incaico, que se interpusieron ante las distintas instancias de la Justicia de los Estados Unidos, y que llegó hasta la Suprema Corte de ese país finalmente, en 2012, el fallo definitivo dio razón a los reclamos españoles y las 595.000 piezas (reales y escudos) volaron desde los EE. UU. a la base aérea de Torrejón de Ardoz a bordo de dos aviones Hércules C-130 del Ejército del Aire.

Desde entonces, organismos científicos españoles han realizado varias nuevas inmersiones al pecio de la Mercedes y recuperado diversos artefactos. La más reciente, y tal vez la última, la llevó a cabo desde el buque oceanográfico Sarmiento de Gamboa con el auxilio de un robot submarino Liropes 2000 a fines de agosto de este año, logrando extraer dos culebrinas de bronce .ambas de bella factura- confeccionadas en Lima por el experto fundidor sevillano Bernardino de Tejeda, por orden del virrey Fernando Torres y Portugal.

Una, la Santa Bárbara tiene 4,3m de largo, pesa 2,8t y fue construida en 1586. La Santa Rufina -de 1601- mide 3,8m de largo y su peso es de algo más de dos toneladas.

5.-Culebrina1_caja-644x483

cañones-nuestra-señora-mercedes2

merce-escud-483x644

Consignemos por último que de las piezas recuperadas por Odyssey Marine una parte, que quedó en Gibraltar y valorada en unos 140.000, no ha sido recuperada.

BARCELONA, el FILTRO…

Me parece de interés, reproducir la columna del filósofo y ensayista español Fernando Savater, que se publica en el diario El País madrileño, el día de hoy.savater

A los uruguayos que me hagan el honor de .-echando mano a la repetida frase con la que los vendedores presentan sus artículos en los medios urbanos de transporte- “prestarle un minuto de su amable atención”, me permito recordarles que el tema considerado por dicho intelectual no nos es para nada ajeno.

No nos olvidemos (ya que los radicales de entonces y de siempre no nos lo permiten) de los sucesos del hospital Filtro de la noche del 24 de agosto (fecha propicia para la nostalgia, si las hay) de 1994. Muchos que hoy están encaramados en algos cargos oficiales, tenían estrechos vínculos con la sangrienta ETA, se opusieron con violencia -y hasta el presente, no han hecho el menor acto de contrición por sus desmanes- a la ejecución de una resolución de la Justicia uruguaya de extraditar a los etarras que su similar  de España reclamaba para que respondieran por los crímenes de los que estaban acusados.

Vamos a la nota periodística de referencia:

Conversos

No es obligatorio llevar turbante para agredir a la democracia, con una txapela (1) sobre el vacío de neuronas basta y sobra

Sabemos poco de los yihadistas que nos atacan: sólo que son muy jóvenes, inasequibles a la persuasión porque UNA FURGONETA ATROPELLA A VARIAS PERSONAS EN LAS RAMBLAS DE BARCELONAestán blindados con fervor y odio, de apariencia normal, incluso agradable, y sin el menor escrúpulo para asesinar o inmolarse. Desconocemos cómo prevenir sus crímenes y qué razones ofrecerles para lograr que renuncien a cometerlos. La mayoría han nacido entre nosotros: quienes les conocieron de pequeños o les trataron antes de su paso a la violencia se asombran de que hayan experimentado tan terrible metamorfosis. ¿Cómo puede ser…?

 

Aunque también perplejo, esto último me choca menos que a otros. A ver, en el País Vasco hemos padecido un fenómeno similar. Jóvenes nacidos en una sociedad democrática y en una de las regiones económicamente más desarrolladas de Europa, con estudios para todos y mejores oportunidades laborales que en el resto de España, se convirtieron en serial killers. Afortunadamente, nunca tuvieron tendencias suicidas como los otros, pero su inverosímil ETA FIltro

bloqueo ideológico y su odio no son menores. Ni la magnitud de sus crímenes, pues la mayor matanza de Barcelona la cometieron ellos y han lanzado coches bomba a un patio donde jugaban niños. Ventajas a su favor: nunca ha habido un consenso total contra ellos, una vez encarcelados se les llama “presos políticos”, cuando cumplen las condenas se les recibe con festejos como a héroes, sus “ideas” (perdonen la expresión) están representadas en el Parlamento por simpatizantes o cómplices que se niegan a condenarlos, se consideran de izquierdas y otros partidos aceptan aliarse con ellos para formar un bloque “progresista”… No es obligatorio llevar turbante para agredir a la democracia, con una txapela sobre el vacío de neuronas basta y sobra.”

ooo O ooo

(1) Según Olga Macías en “Euskonews & Media”, txapela significa “sombrero” en vascuence, pero en general el término se usa para designar a la prenda de cabeza típica y tradicional de los vascos que conocemos como “boina”.

EL HALLAZGO DEL USS INDIANAPOLIS

En la mañana del 16 de julio de 1945 el crucero pesado USS Indianapolis (CA-35) abandonaba el puerto californiano indianapolisde San Francisco. Bien asegurada en el hangar de babor -permanentemente custodiada por infantes de marina- transportaba una caja cuyo contenido era desconocido para toda la tripulación, incluso su comandante, el contralmirante Charles Butler McVay III, cuyas órdenes eran transportar esa carga secreta en el menor tiempo posible a Tinián, una isla del archipiélago de las Marianas, en el océano Pacífico.

Otro contenedor cerrado, fue soldado al piso del camarote del comandante. Junto a las dos cajas misteriosas, embarcaron dos personajes ataviados con uniformes del Cuerpo de Ingenieros pero que a las claras semcvay2 advertía que no tenían ninguna experiencia militar.

Con una única escala en Pearl Harbor, Hawaii, el Indianapolis, llegó a Tinián para dejar la misteriosa carga, que no era otra cosa que partes de la bomba atómica que sería arrojada el mes siguiente sobre Hiroshima.

Cumplida su misión sin contratiempos, el crucero abandonó Tinián el 26 de julio rumbo a Leyte, en las Filipinas. Nadie lo sabía, pero lo esperaba un destino trágico.

El Indianapolis era un crucero pesado ya veterano, de la clase Portland; había sido botado el 7 de noviembre de 1931. Desplazaba 9,950 toneladas (10.258 a plena carga), midiendo 180,9m de eslora, 20,2m de manga y 6,4m de calado.

El armamento consistía en tres torres triples de cañones de 205mm, 8 cañones de 127mm y 8 piezas antiaéreas de 12,7mm.

Este crucero condujo en 1936 al presidente Franklin D. Roosevelt en una gira de “buena vecindad” a Sudamérica, en Roosevelt 1936el curso de la cual visitó la ciudad de Montevideo.

En febrero de 1942 fue atacado por aviones japoneses en proximidades de Rabaul, en Nueva Guinea. Luego fue modernizado y se le incorporó un radar de control de tiro. En 1944 el crucero enarboló la insignia del almirante Raymond Spruance, comandante de la 5a. Flota estadounidense que operaba en el océano Pacífico, y participó en apoyo de las invasiones de las islas de Anchitka, Kwajalein, Saipan, Iwo Jima y Okinawa.

En este último combate fue alcanzado por un avión kamikaze que se estrelló en su superestructura, provocándole importantes daños. Fue reparado en el astillero de Mare Island, California, donde se le agregaron equipos electrónicos y se incrementó el armamento antiaéreo.Damages

Aún así, el estado del Indianapolis no era el mejor. Dice Gordon Thomas en su libro “Enola Gay” (Ediciones B, Barcelona, 2005, pág. 294):

El problema del Indianapolis era la edad. Le habían puesto la quilla en 1932, mucho antes del descubrimiento del radar. Con objeto de continuar en servicio activo, se habían montado en él diversos dispositivos de vigilancia después de Pearl Harbor; su superestructura, desde el puente hasta la popa, estaba llena de aparatos de radar que eran eficaces, pero muy pesados. Para todos aquellos que lo conocían bien, el venerable buque de guerra siempre parecía hallarse en peligro de ladearse e irse a pique.”

Pero a mediados de julio de 1945, ya reparado, el USS Indianapolis era el único barco disponible en San Francisco para trasladar parte de los componentes de la bomba atómica hasta la inmensa base avanzada en Tinián. El mismo día de su partida, el 16, se producía la primera prueba experimental de la nueva arma apocalíptica, en Alamogordo, desierto de Nuevo México.

La singladura del Indianapolis hasta Tinian se hizo en el mayor secreto. El 29 de julio se trasladó a Guam y al dia siguiente, también en total secreto, puso proa hacia el golfo de Leyte. En atención a que el crucero no contaba con i 58detector de submarinos, el comandante McVay solicitó una escolta de destructores, que le fue negada -a pesar de que los mandos navales conocían la presencia de cuatro sumergibles nipones en las proximidades- aconsejándosele que se moviera en zigzag, si lo consideraba necesario.

Apenas comenzado el dia 30 de julio, el submarino de primera clase de la marina imperial japonesa I-58 al mando del capitán de corbeta Mochitsura Hashimoto, que patrullaba la ruta entre Guam y Leyte, advirtió al Indianapolis Mochitsura_Hashimotonavegando a unos doce nudos de velocidad. Confiado en la oscuridad, McVay había dispuesto abandonar las maniobras evasivas.

El submarino disparó seis torpedos en abanico, dos de los cuales impactaron en el crucero. que se hundió de proa en doce minutos.

El Indianapolis pudo radiar mensajes solicitando auxilio, antes de quedar desde sin electricidad. Debido al profundo secretismo que rodeara la misión del crucero, las unidades de la Armada norteamericana tampoco tenían conocimiento de su ruta y destino. El personal de Leyte no informó a los mandos que el Indianapolis no había llegado el día 31 como estaba previsto. Esas desgraciadas circunstancias y errores, demoraron varios días las operaciones de salvamento.

En el hundimiento mismo perecieron unos 300 de los 1.196 oficiales, marineros e infantes de marina del Indianapolis. Pero en los días siguientes los sobrevivientes, algunos en unas pocas balsas, otros con chalecos salvavidas individuales y muchos sin nada, sufrieron ataques de tiburones o fallecieron de sed.

Los que lograron salvarse (unos 321, de los cuales cinco fallecieron posteriormente al rescate) fueron hallados por sobrevivientes guamcasualidad por un avión antisubmarino, el 2 de agosto. A su llamada, acudió un hidroavión Catalina que al percatarse de que los náufragos estaban siendo atacados por los escualos, contraviniendo sus órdenes amerizó y recogió a 56 hombres, aunque no ya no pudo despegar. A la noche llegó a la zona el destructor USS Cecil Doyle y posteriormente otros buques.

La Armada norteamericana intentó desligarse de la responsabilidad del desastre, culpando al contralmirante McVay de negligencia por no navegar en zigzag y no haber dado la orden de abandonar el barco. En la corte marcial dispuesta para juzgar al comandante del Indianapolis fue convocado como testigo el capitán Hashimoto (prisionero de guerra tras la rendición de su país), quien declaró el 3 de diciembre de 1945 que bajo ninguna circunstancia el crucero podría haberse salvado de su ataque. Y la segunda acusación fue refutada al probarse que los sistemas de comunicación estaban interrumpidos y la orden de abandono del buque debió darse a viva voz.

Finalmente el jurado degradó a McVay a capitán y fue relegado a tareas administrativas. Al año siguiente el almirante Chester Nimitz, nombrado Jefe de Operaciones Navales, le reintegró su rango de contralmirante. Pasó a retiro en 1949.

Se suicidó el 6 de noviembre de 1968 en su casa de Litchfield, Connecticut, de un disparo de arma de fuego.

Tras su muerte, los sobrevivientes del hundimiento del Indianapolis siguieron insistiendo en la inocencia de McVay de los cargos imputados. El capitán Hishimoto también escribió a las autoridades navales norteamericanas, defendiendo Y-JP-ALLEN-tmagSFel proceder del comandante del infortunado crucero.

Finalmente, el presidente Bill Clinton exoneró póstumamente a McVay de los cargos y el año 2001 la Marina limpió su historial de servicios.

Pocos días atrás, el reciente 18 de agosto -72 años después de su hundimiento- una investigación civil patrocinada por Paul Allen (uno de los fundadores del gigante tecnológico Microsoft) con la colaboración de historiadores del Naval History and Heritage Command, ubicó los restos del crucero USS Indianapolis en el fondo del océano Pacífico, a unos 5.400m de profundidad.

GUAM

Convengamos que el presidente estadounidense Donald Trump y el dictador norcoreano Kim Jong-un se parecen 160209070106_corea_del_norte_misil_624x351_getty_nocreditmás a un par de personajes de una comedia del estilo de “Dr. Strangelove” que a líderes auténticos de naciones civilizadas en el siglo XXI. Ambos se encuentran enzarzados en estos días en una retórica belicista, en el curso de la cual Kim ha expresado que cuenta con planes para atacar con sus misiles la base militar norteamericana de Guam.

Y dado que ese minúsculo pedazo de tierra del océano Pacífico occidental tiene una historia desproporcionadamente significativa respecto a su tamaño, nos parece interesante aportar algunos detalles de la misma.

La isla de Guam, ubicada al sur de las islas Marianas, tiene una superficie de casi 540 Km2, apenas mayor que la del Departamento de Montevideo. La expedición de Magallanes que circunvaló por primera vez el mundo, llegó a la misma el 6 de marzo de 1521. El cronista de dicha expedición, Antonio Pigafetta, asentó en su diario que llamaron a ese islote y dos cercanos, más pequeños, Islas de los Ladrones, porque los naturales llegaban en sus canoas, se escurrían a bordo de las naves y robaban todo lo que hallaban a mano.

López de Legazpi tomó posesión de estas islas el 22 de enero de 1565 a nombre de España, bajo cuyo dominio permanecieron, subordinadas a la colonia de las Filipinas, hasta su pérdida en 1898 a manos de Estados Unidos, encharleston-early el marco de la guerra hispano-norteamericana. La evangelización comenzó a partir del 15 de junio de 1668, por parte de los jesuitas y los territorios fueron renombrados como Islas Marianas, en honor a la reina Mariana de Austria, esposa del rey Felipe IV.

El legado espiritual (junto con muchas palabras en castellano) ha sido lo más perdurable del legado español: aún hoy un 85% de los pobladores de raza nativa profesa la fe católica.

Guaján, tal como era llamado por los españoles (Guåhån en lengua originaria, Guam es el nombre que le dieron los estadounidenses) fue importante para el comercio del imperio español, como escala del llamado “galeón de Manila”, la ruta marítima que vinculaba las posesiones en Filipinas con España navegando el Pacífico entre Manila y Acapulco, atravesando México por vía terrestre y el Atlántico entre Veracruz y Sevilla.

La guerra entre Estados Unidos y España tuvo lugar a partir del incidente del estallido del acorazado USS Maine en el puerto de La Habana -Cuba era por entonces una colonia española- el 15 de febrero de 1898. La explosión Fuerte Santa Cruzseguramente fue accidental, pero el gobierno norteamericano la usó como pretexto para declarar la guerra y aprovechando la debilidad de España, desplazarla de muchas de las posesiones en distintos lugares del mundo, que todavía conservaba de su pasado esplendor imperial.

Las Filipinas -también españolas, por entonces- fueron atacadas por la escuadra del almirante George Dewey, que destruyó a las fuerzas navales enemigas en la bahía de Manila. Un cuerpo de fuerzas enviado en apoyo de Dewey desde la costa californiana, recibió la orden de atacar a la guarnición española en Guam.

Esa fuerza estaba al mando del capitán Henry Glass, con su bandera en el crucero USS Charleston, e integrada además por los transatlánticos City of Sydney, City of Peking y Australia, que transportaban varios millares de soldados voluntarios.

La guarnición española por su parte, se componía de cuatro oficiales, 54 soldados y algunos auxiliares “chamorros” (nativos). En Guam se ignoraba todavía, que su país y los Estados Unidos estaban en guerra.450px-City_of_Peking_NH75272

Las naves de Glass aparecieron frente a la costa de Guam en la mañana del 20 de junio de 1898, y el Charleston disparó tres andanadas. El teniente de navío español Francisco García, responsable del puerto de Apra, interpretóPalacio que los cañonazos eran saludos de cortesía y se dirigió en un bote hasta el crucero, donde dió excusas al comandante norteamericano por no haberlos correspondido, argumentando que los cañones del fuerte Santa Cruz estaban tan corroídos por el salitre que no era seguro utilizarlos.

Glass entonces, debió informar a los españoles acerca del estado de guerra existente entre los dos países, demandando la rendición. Después de deliberar con sus oficiales el jefe de la plaza, General Juan Marina, dirigió al comandante norteamericano una nota en que expresaba: 

“Sin defensas de ninguna clase. ni elementos que oponer con probabilidad de éxito a los que usted trae, me veo en la triste decisión de rendirme. bien que protestando por el acto de fuerza que conmigo se verifica y la forma en que se ha hecho, pues no tengo noticia de mi Gobierno de haberse declarado la guerra entre nuestras dos naciones.”

Desde entonces Guam permanece bajo jurisdicción de Estados Unidos (su actual estatus es de territorio no incorporado, como mandato de las Naciones Unidas) salvo el interregno representado por la ocupación japonesa, durante la Segunda Guerra Mundial.

Japón había recibido las Marianas (hasta entonces controladas por Alemania) por decisión de la Sociedad de Naciones, al término de la Primera Guerra Mundial. En la década de los años 30 los nipones incrementaron el establecimiento de sus nacionales en las islas y las fortificaron, destacando su 4a. Flota naval para la defensa de las mismas.

Pese a ello, Guam no era considerado por los norteamericanos como un punto estratégico, y cuando en octubre de 1941 Japón lanzó sobre sus enclaves del Pacífico su ataque sorpresa, se encontraba casi indefenso. La isla fue invadida por una fuerza anfibia nipona, precedida por un bombardeo aéreo, pocas horas después del ataque a Pearl Habor.

El único barco de la Armada de EE. UU. en condiciones operativas, el dragaminas USS Penguin, derribó con su Japan_Guam_Landing_1941artillería un avión enemigo, tras lo cual fue hundido. La escasa guarnición de infantería de marina y una guardia local, sin armamento pesado, realizó una valiente oposición a los desembarcos y en la plaza de España en Agana, la capital, pero fue rápidamente superada y el gobernador de Guam, capitán George McMillin, capituló.

La ocupación japonesa fue muy dura para la población de Guam; se calcula que durante la misma falleció alrededor del 10% de la misma.

Los norteamericanos volvieron a Guam, en el curso de su ofensiva para recuperar las Filipinas, en junio de 1944. El asalto comenzó con bombardeos de aviación entre los días 11 y 13 de ese mes, que provocaron grandes daños enUSS_Penguin_(AM-33) las edificaciones y el hundimiento de varios barcos de transporte japoneses. El 27 de junio se unieron al ataque los_97277807_1944 cañones de algunos acorazados.

El desembarco (trabajoso por los arrecifes que rodean la isla) se produjo en la mañana del 21 de julio (la 3a. División de marines al norte y la 1a. Brigada Provisional en el sur). Entre el 23 y 24 siguientes, desembarcó la 77a. División del Ejército.

Fieles a su estilo, los japoneses lanzaron violentos contraataques frontales sobre las cabezas de playa, pero no lograron rechazar a los estadounidenses al mar. Finalmente, tras experimentar graves pérdidas, los soldados nipones se replegaron a las zonas altas de la isla, procurando establecerse en terrenos más fáciles de defender.

El 10 de agosto los norteamericanos pudieron considerar que dominaban Guam completamente, aunque un número importante de japoneses se ocultaban todavía en lugares selváticos y a veces, lanzaban pequeños ataques sorpresa. El sargento Soichi Yokoi fue encontrado recién el 24 de enero de 1972, de manera casual, habiendo permanecido viviendo solo en una cueva hasta entonces.

Una vez recuperado, Guam se transformó en una importante plataforma para el esfuerzo bélico norteamericano contra Japón. Y todavía, mantiene su condición de gran base aeronaval.

Un tercio de la isla (la más grande de las Marianas) está ocupado por instalaciones de la marina y la aviación de Apraguerra: facilidades portuarias, cuarteles, centro de comunicaciones, aeródromos., con los que EE. UU. escudriña áreas muy sensibles para sus intereses: la península de Corea, Japón o la isla de Taiwan, por ejemplo.

En Guam están acantonados unos seis mil militares estadounidenses y se mantiene una flotilla de submarinos nucleares de ataque.

Y es ese punto minúsculo punto del Océano Pacífico, de clima paradisíaco y agitada historia, el que ha vuelto a cobrar notoriedad en estos días, a partir de la esgrima de mutuas amenazas que se cruzan entre dos gobernantes imprevisibles.

URUGUAY EN LIMA: UNA ACTITUD PENOSA

Lamentablemente, el gobierno uruguayo acaba de avergonzar una vez más a las mejores tradiciones de la república, al no firmar la denominada “declaración de Lima”, el documento en el que los ministros de Relaciones Exteriores de Argentina, Brasil, Canadá, 0001116090Chile, Colombia, Costa Rica, Guatemala, Honduras, México, Panamá, Paraguay y Perú, condenan “la ruptura del orden democrático” en Venezuela.

Dicho documento establece además, que sus respectivas naciones no reconocen a la Asamblea Nacional Constituyente ni los actos que surjan de la misma, por reputarlos ilegítimos. Por el contrario, continúan reconociendo a la Asamblea Nacional (parlamento) democráticamente electa de acuerdo al orden constitucional.

Denunciaron también, el uso excesivo de la fuerza y la violación de los derechos humanos perpetrados por el régimen de Nicolás Maduro.

Nuestro país, que estuvo representado en esa reunión de cancilleres por su embajador acreditado ante el gobierno incaico, se abstuvo de firmar dicha declaración, junto con los ministros de Exteriores de Jamaica, Santa Lucía y Guyana. Se alinea así en penoso contubernio con los países del ALBA, lo peorcito de los gobiernos del hemisferio.

Esa actitud timorata frente a la tristisima situación que viven los venezolanos y el ya evidente carácter totalitario del régimen chavista, podrá servir para apaciguar lasrepresión airadas reacciones de buena parte del Frente Amplio y su colateral sindical, por el acompañamiento de nuestro país a la decisión de suspender a Venezuela en su condición de miembro del Mercosur.

Pero representa una afrenta a lo mejor de la política exterior sustentada por nuestra república, verdadero motivo de orgullo para todos los uruguayos, a lo largo del tiempo (con la obvia interrupción en el período de ruptura institucional) y lejos de servir para tender puentes de diálogo entre gobierno y oposición venezolanos como se pretende, no hace más que darle aire a un régimen ya descaradamente inconstitucional e ilegítimo que ha renegado definitivamente de todo vestigio democrático y decidido apelar a la mayor violencia para atornillarse al poder. Reproducimos a continuación, el texto completo del documento emanado de la referida reunión:

DECLARACIÓN DE LIMA:

Los Cancilleres y Representantes de Argentina, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Guatemala, Honduras, México, Panamá, Paraguay y Perú, reunidos en la ciudad de Lima, el día 8 de agosto de 2017, para abordar la crítica situación en Venezuela y explorar formas de contribuir a la restauración de la democracia en ese país a través de una salida pacífica y negociada;

Animados por el espíritu de solidaridad que caracteriza a la región y en la convicción de que la negociación, con pleno respeto de las normas del derecho internacional y el principio de no intervención, el cual no atenta contra los derechos humanos y la democracia, es la única herramienta que asegura una solución duradera a las diferencias;

Declaran:

1-Su condena a la ruptura del orden democrático en Venezuela.

2-Su decisión de no reconocer a la Asamblea Nacional Constituyente, ni los actos que emanen de ella, por su carácter ilegítimo.

3-Su pleno respaldo y solidaridad con la Asamblea Nacional, democráticamente electa.

4-Los actos jurídicos que conforme a la Constitución requieran autorización de la Asamblea Nacional, sólo serán reconocidos cuando dicha Asamblea los haya aprobado.

5-Su enérgico rechazo a la violencia y a cualquier opción que involucre el uso de la fuerza.

6-Su apoyo y solidaridad con la Fiscal General y con los integrantes del Ministerio Público de Venezuela y exigen la aplicación de las medidas cautelares emitidas por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos.

7-Su condena a la violación sistemática de los derechos humanos y las libertades fundamentales, a la violencia, la represión y la persecución política, la existencia de presos políticos y la falta de elecciones libres bajo observación internacional independiente.

8-Que Venezuela no cumple con los requisitos ni obligaciones de los miembros del Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas.

9-Su seria preocupación por la crisis humanitaria que enfrenta el país y su condena al gobierno por no permitir el ingreso de alimentos y medicinas en apoyo al pueblo venezolano.

10-Su decisión de continuar la aplicación de la Carta Democrática Interamericana a Venezuela.

11-Su apoyo a la decisión del MERCOSUR de suspender a Venezuela en aplicación del Protocolo de Ushuaia sobre Compromiso Democrático.

12-Su decisión de no apoyar ninguna candidatura venezolana en mecanismos y organizaciones regionales e internacionales.

13-Su llamado a detener la transferencia de armas hacia Venezuela a la luz de los artículos 6 y 7 del Tratado sobre el Comercio de Armas.

14-Que, teniendo en cuenta las condiciones actuales, solicitarán a la Presidencia Pro Témpore de la CELAC y a la Unión Europea, la postergación de la Cumbre CELAC-UE prevista para octubre de 2017.

15-Su compromiso de mantener un seguimiento de la situación en Venezuela, a nivel de Cancilleres, hasta el pleno restablecimiento de la democracia en ese país, y de reunirse a más tardar en la próxima sesión de la Asamblea General de Naciones Unidas, oportunidad en la que podrán sumarse otros países.

16-Su disposición a apoyar de manera urgente y en el marco del respeto a la soberanía venezolana, todo esfuerzo de negociación creíble y de buena fe, que tenga el consenso de las partes y que esté orientado a alcanzar pacíficamente el restablecimiento de la democracia en el país.

Lima, 8 de agosto de 2017

DUNKERQUE

En estos días llegó a la cartelera montevideana la película “Dunkerque”, del director Christopher Nolan, referida a un mapaepisodio dramático de la Segunda Guerra Mundial, la evacuación de los restos del ejército expedicionario británico acorralado por el fulgurante avance alemán.

No la hemos visto aún, de modo que no vamos a explayarnos sobre dicho filme, sino sobre los acontecimientos bélicos mismos que le dieron origen, y que pueden considerarse críticos para el posterior desarrollo y desenlace del conflicto.

El plan de ataque alemán en occidente (“Plan Manstein”) había dado los resultados esperados. Las puntas de lanza motomecanizadas se habían abierto camino por un terreno inesperado, los bosques de las Ardenas, que se consideraba intransitable para este tipo de tropas, aislando a las fuerzas aliadas que esperaban la ofensiva por el lado de Flandes.

En la segunda mitad del mes de mayo, la fuerza acorazada germana Panzergruppe Kleist llegó a la desembocadura del río Somme y luego ocupó el puerto de Calais, cerrando el camino de retirada a la Fuerza Expedicionaria Británica gort(BEF), las diez divisiones del 1er. Ejército francés y al ejército belga.

El comandante británico John Gort, tenía órdenes del mando francés de avanzar para rechazar a los alemanes que presionaban desde el nordeste, pero advirtió que no tenía oportunidades de éxito y que estaba a punto de ser absolutamente rodeado. De modo que en vez de atacar, se preocupó de asegurar algunas vías de escape para llevar sus tropas hasta la costa, con la esperanza de que pudieran ser evacuadas de regreso a las Islas Británicas.

En Londres no se tenía total conciencia de la gravedad de la situación de sus fuerzas destacadas en el continente, pero terminó aceptando las medidas tomadas por su comandante sobre el terreno.

Entre el 24 de mayo y el 4 de junio de 1940 el BEF y restos de los ejército francés, belga y holandés convergieron sobre el puerto de Dunkerque, estableciendo un perímetro defensivo y procediendo a destruir el armamento, los Admiral Sir Bertram Ramsayvehículos y suministros que no podrían ser transportados, para evitar que cayeran en manos enemigas.

En Inglaterra, el almirante Bertam Ranseyi se encargó de organizar la evacuación de aquellas fuerzas (la “Operación Dínamo”) reuniendo un heterogéneo conjunto de barcos de todo tipo, militares y civiles, grandes y pequeños, tripulados por personal de la Royal Navy y civiles voluntariosii.

Gort no se destacaba por ser un táctico brillante pero tenía las virtudes necesarias que reclamaban las operaciones de evacuación: coraje personal y nervios de acero.

El propio puerto de Dunkerque estaba dañado, y lo único utilizable era un largo espigón que se adentraba en el mar. Allí se apiñaron miles de soldados a la espera de que los buques de socorro los recogieran.

Otros muchos debieron esperar la salvación en las playas aledañas, entrando ordenadamente al mar (a veces con el agua hasta el cuello) para subir a las naves que por su calado no podían acercarse demasiado a la costa.

doble

Una vez a bordo, los soldados rescatados estaban lejos de estar absolutamente a salvo. La evacuación estaba bajo constante ataque de la aviación alemana y los aparatos de la Royal Air Force, aunque prodigaron sus salidas para ofrecer una cobertura a la retirada, no eran suficientes. Las aguas de la zona estaban profusamente minadas. Y los barcos que eran alcanzados por la aviación o la artillería, se constituían en peligros obstáculos para los que venían detrásdunkerke-restos.

A medida que iban llegando a los puertos ingleses, los soldados rescatados eran recibidos por multitud de civiles que se habían organizado para brindarles abrigo y bebidas calientes.

La inteligente y valerosa operación tuvo visos de milagro. Pero si no resultó un completo desastre para los aliados, se debió a la decisión de Hitler de detener sus carros de combate a la vista de la costa. Al prohibirles a los comandantes de sus blindados atacar a las unidades enemigas apiñadas en las playas éstas, estando en situación de un pugilista ya groggy, providencialmente lograron salvarse del knock out.

Desde aquellos días hasta ahora, los historiadores y analistas militares se siguen devanando los sesos por descubrir la verdadera razón que tuvo el Fürher para inmovilizar a sus carros de combate cuando estaban listos para dar una estocada final y concluyente. Se han barajado distintas posibilidades.

Una es que tanto Hitler como los mandos principales del ejército alemán (Jodl, Keitel, Rudstedt) estaban abrumados por la rapidez y contundencia de su propio éxito, a la vez que temerosos de los claros que las operaciones en el frente occidental habían abierto en sus preciadas unidades de tanques. De modo que querían preservar los carros de combate sobrevivientes.

Otra es que los mandos alemanes estimaban que los tanques no podrían operar eficientemente, en los terrenos cenagosos de Flandes.

Por su parte los generales Karl Rudenstd y Günther Blumentritt -después de finalizada la guerra- aseguraron que Hitler deliberadamente detuvo la ofensiva blindada par evitar una completa humillación de los británicos, con la esperanza que una vez que se concretara el definitivo colapso de Francia, podría alcanzar con ellos un acuerdo de paz que le dejara las manos libres para encarar sus proyectos de expansión hacia el Este.

No puede tampoco ser ajena a esta decisión del dictador germano, la seguridad que le diera el mariscal Göering de que los aviones de la Luftwaffe eran suficientes para aislar a las fuerzas aliadas por el lado del mariii.

Fueran los que fueran sus motivos, la decisión de detener el ataque acorazado cuando el triunfo estaba al alcance de la mano, es una demostración de la ineptitud tanto estratégica como política de Adolf Hitler. No pudo aniquilar al BEF en Dunkerque ni Gran Bretaña dejó de combatir.

El 3 de junio los alemanes intensificaron sus ataques al perímetro defensivo, que se había ido reduciendo inexorablemente. En la madrugada del día siguiente partió el último barco con soldados recuperados de Dunkerque (el destructor HMS Shikari, al mando del Tte. Cte. Hugh Richardson).

Lord Gort y el almirante galo Jean-Marie Abrial que había estado a cargo de la defensa del perímetro, estuvieron ALAbrialentre los últimos que se alejaron de Dunkerque.

Detrás quedaron, para caer en manos de los alemanes, varios miles de hombres, en su mayoría franceses, que sostuvieron porfiadamente las últimas posiciones defensivas. Muchos podrían haberse salvado, de no mediar fatales errores en las comunicaciones. Les esperaría la muerte o el duro cautiverioiv.

Winston Churchill presentó ante la Cámara de los Comunes la Operación Dínamo casi como una victoria. Era una exageración, por cierto. Las pérdidas de vidas pero también de material y armamento eran cuantiosas. Asimismo en materia de barcos (especialmente destructores y barreminas) y aviones de la RAF.

De hecho, las islas mismas estaban en aquellos días prácticamente inermes, defendidas apenas por milicias territoriales casi desprovistas de cañones, ametralladoras y tanques. Si en aquel momento hubiera sobrevenido una invasión, dífícilmente hubieran estado en situación de rechazarla.

Pero no menos cierto es que la desesperada evacuación de Dunkerque había logrado salvar un total de 338.226 HMS_Shikari_FL5438hombres y el orgullo británico, al igual que su voluntad de resistencia, se mantenía intacto.

En una Francia aturdida por los reveses militares, el 17 de junio de 1940 el recientemente designado presidente del Consejo de Gobierno, el general Petain (héroe nacional de la Primera Guerra Mundial) anunció la intención de capitular. Al día siguiente un general francés casi desconocido, Charles de Gaulle, hacía un llamado desde Londres a sus compatriotas de la metrópoli y las colonias, a continuar la guerra contra los alemanes.

Hitler tendría oportunidad en los años subsiguientes, de arrepentirse por su decisión de haber paralizado sus carros de combate a las puertas de Dunkerque y no haber logrado la completa destrucción de las fuerzas expedicionarias británicas en Francia. Cuatro años más tarde, una arrolladora maquinaria bélica aliada estaría golpeando a las puertas de su Reich.

*** 0 ***

i El almirante Ramsay tuvo luego importante participación en la planificación de la “Operación Overlord”, la invasión de Normandía.

ii Se movilizó todo tipo de barcos civiles para evacuar a los soldados atrapados en Dunkerque: transportes, pesqueros, transbordadores, viejos barcos de paletas, remolcadores, barcazas y embarcaciones de recreo.

iii No fue esta la única vez que Göering fue incapaz de honrar sus promesas a Hitler. Su Luftwaffe no pudo poner de rodillas a los británicos en su ofensiva aérea conocida como “Batalla de Inglaterra”, no logró abastecer al 6o. Ejército alemán cuando fue atrapado por los rusos en la bolsa de Stalingrado ni evitar los bombardeos anglonorteamericanos sobre Alemania.

iv La película de Nolan está recibiendo duras críticas en Francia, donde se le acusa de haber ignorado el papel cumplido por los soldados y marinos galos que sostuvieron las posiciones defensivas en torno a Dunkerque, y cuyo sacrificio contribuyó en gran medida a posibilitar la salvación de los cientos de miles de hombres que pudieron ser evacuados.