NORIEGA

El 29 de mayo de este año, murió el exdictador panameño Manuel Antonio Noriega, quien se encontraba encarcelado en su país, tras una operación quirúrgica de cráneo de la que no pudo recuperarse. Tenía 83 años de edad.

Noriega fue un caso típico de los autócratas latinoamericanos entronizados en sus respectivos países por las maquinaciones de la política exterior estadounidense en el contexto de la Guerra Fría y a los que, en determinado momento, se les soltó la mano e hizo caer.

Pensemos en Marcos Pérez Jiménez en Venezuela, Rafael Lónidas Trujillo en República Dominicana, el fin de la dinastía de los Somoza en Nicaragua, Ríos Montt en Guatemala.

Noriega se graduó en una escuela castrense de Perú e hizo su carrera militar a la sombra del Cnel. Omar Torrijos Omar-TorrijosHerrera, del que llegó a ser G-2 (jefe de Inteligencia) en tiempos en que el primero dominaba la política panameña acentuando los sentimientos antinorteamericanos y aproximándose a la Cuba castrista. Se dice que desde ese cargo, Noriega se involucró en el tráfico de drogas y posiblemente colaboró con la CIA.

Ocupando la Casa Blanca el presidente Jimmy Carter, quien impuso una impronta más favorable al respeto de los derechos humanos en las relaciones exteriores de su país, Torrijos alcanzó un acuerdo (firmado el 11 de octubre de 1979) para el traspaso del control del Canal de Panamá que ejercían los Estados Unidos a la república del itsmo, a partir del útimo día de 1999.

A pesar de que ese tratado había impuesto algunas condiciones a Torrijos (admisión del funcionamiento de los partidos políticos suspendidos, celebración de elecciones) y otorgaba a Estados Unidos la facultad de intervenir militarmente Cartersi sus intereses se veían perjudicados, el acuerdo generó resistencia en los sectores políticos y empresariales estadounidenses más conservadores.

El 31 de julio de 1981 Omar Torrijos falleció en un accidente aéreo, cuando el avión De Havilland Canada DHC-6/300 “Twin Otter”, matrícula 205 de la Fuerza Aérea de Panamá en que viajaba chocó contra la ladera de un cerro, en medio de una tormenta.

Tras su muerte, se sucedió un período de intensa inestabilidad en el país; cinco presidentes se sucedieron en un lapso de dos años y fueron todos obligados a abandonar el poder. Manuel AvionNoriega ascendió a la comandancia de la Guardia Nacional -que transformaría en las Fuerzas de Defensa de Panamá- en 1983, ejerciendo desde ella la conducción del país a través de la presidencia y poder legislativo títeres.

El período de influencia de Noriega en Panamá se caracterizó por la corrupción (tráfico de armas y drogas, lavado de activos) y la represión despiada de la disidencia. Se acentuó la sintonía con el castrismo cubano pero también, permitió que el país sirviera de plataforma para importantes operaciones clandestinas del Mossad.

uesat

El Cnel. del Ejército argentino Mohamed Alí Seineldín -veterano de Malvinas- fue agregado militar de su país en SeineldínPanamá y luego, asesor de Noriega. A su regreso a la Argentina, encabezó el fallido alzamiento “carapintada” contra el gobierno de Carlos Menem en diciembre de 1990.

Otro extranjero que ganó amplia influencia en Panamá por aquellos años fue Michael Harare, un ex agente de la inteligencia exterior del Estado de Israel y al que se le vincula a negocios ilegales de drogas y armas en Centroamérica.

El carácter mafioso y sanguinario del régimen de Noriega terminó por fastidiar a Norteamérica, quien le impuso sanciones económicas que contribuyeron a profundizar la crisis financiera que vivía Panamá. El creciente descontento popular contra ese estado de cosas, hizo que se endureciera más aún la represión.

El 3 de octubre de 1989 el mayor Moisés Giroldi encabezó un movimiento armado para derrocar a Noriega. Pero a pesar del apoyo estadounidense, que instaló barreamientos en las carreteras para impedir el despliegue de los efectivos leales al dictador, el alzamiento fracasó y Giroldi apresado, torturado y decapitado.

A fines de ese año, las fricciones entre las fuerzas norteamericanas apostadas en la Zona del Canal y los efectivos panameños de seguridad, se hicieron más intensas. Los estadounidenses afirman que por entonces, tenían informes de inteligencia que anticipaban planes de Noriega para atacar barrios y escuelas norteamericanos.

El presidente George H. W. Bush dispuso entonces que sus Fuerzas Armadas, entraran en acción con el declarado propósito de proteger a las tropas, ciudadanos e instalaciones estadounidenses presentes en Panamá, y capturaran a Noriega. La orden George H. W. Bushejecutiva para la operación, que fue denominada “Causa Justa”, se firmó el 17 de diciembre. Las fuerzas asignadas -unos 27.000 efectivos- se reunieron con rapidez y en las primeras horas del día 20 iniciaron el asalto. A mediodía, habiendo abrumado a las Fuerzas de Defensa panameñas con su movilidad y enorme poder de fuego, alcanzaron la mayoría de los objetivos previstos. En el combate, causaron ingentes daños materiales (en especial en el barrio El Chorrillo, donde estaba la comandancia) y víctimas civiles.

En cambio, los norteamericanos fracasaron en su primer intento de apoderarse de Noriega. Éste escapó cuando los panama-invasion.jpgrangers estadounidenses saltaron en paracaídas sobre la base aérea Tocumén. Tras permanecer varios días escondido sin  tomar hacer el menor intento de tomar el control de la resistencia que intentaban oponr sus tropas a la invasión, Noriega logró ingresar y pedir asilo en la Nunciatura Apostólica.

La sede de la representación del Vaticano fue rodeada por efectivos estadounidenses, incluyendo la unidad selecta Delta Force. Decididos a obligar a Noriega a abandonar el recinto y entregarse, instalaron poderosos altavoces con los que emitían estruendosos temas de rock pesado. También ciudadanos panameños manifestaban frente a la Nunciatura, exigiendo la salida del dictador. Finalmente, el 3 de enero de 1990, Noriega se entregó a los norteamericanos.

Enviado en avión a Miami, Noriega fue juzgado y condenado por narcotráfico, lavado de activos y crimen organizado, a cuarenta años de prisión (luego rebajados a treinta). Liberado de una cárcel federal en abril de 2010, se le extraditó a Francia, donde recibió una sentencia de siete años por delitos de lavado de dinero.

En Panamá mientras tanto, había sido condenado en ausencia a veinte años de cárcel, por el homicidio de varios ciudadanos panameños, entre ellos el mayor Giroldi y Hugo Spadafora (quien también tenía nacionalidad italiana). A pesar de existir un pedido de extradición de Italia por el homicidio de Sapadafora, Francia lo entregó a Panamá, donde llegó el 11 de diciembre de 2011 y fue recluido en prisión.

noriega

En junio de 2015, Noriega (que en Estados Unidos se había hecho seguidor de una iglesia protestante) apareció en televisión para disculparse por su actuación al frente de las fuerzas militares de su país. Declaró; “le pido perdón a toda persona que se sienta ofendida, perjudicada o humillada por mis acciones o las de mis superiores en el cumplimiento de órdenes o las de mis subalternos en ese mismo estatus.”

En enero de este año fue sometido a una cirugía para extraerle un tumor cerebral benigno. En mayo fue nuevamente hospitalizado a raíz de complicaciones que finalmente le produjeron la muerte.

Repetidamente había expresado la posibilidad de hacer revelaciones sobre sus vínculos con la CIA y la inteligencia naval norteamericana, pero finalmente se llevó sus incómodos secretos a la tumba.

MÁS “PLATA QUEMADA”

Aunque no se reconozca en forma explícita, la reciente noticia de que la empresa Gas Sayago SA (propiedad de los entes estatales UTE y ANCAP) comunicó a las firmas internacionales que se habían presentado al llamado para construir la terminal regasificadora de gas natural licuado en la bahía de Montevideo que la misma no se llevará a cabo, indica que la iniciativa ha recibido el último clavo en su ataúd (ver nota en el diario El País del 24/05/2017).

Antes, Gas Sayago había reducido el espacio que ocupaban sus oficinas y empezado a despedir personal.

El “fatal desenlace” ya era antes de este anuncio tan evidente para los jerarquías de la Barcosempresa, que las mismas se autoprotegieron (con el costo a cargo de la firma, faltaría más) un seguro de responsabilidad civil en previsión de las demandas de terceros que podrían sobrevenir por la detención de las obras (ver El País del 25/05/2017).

Muere así, con mucha pena y ninguna gloria, uno de los emprendimientos insignia de la funesta administración Mujica, al igual que se agotó su idea de megapuerto oceánico.

Ambos consumieron en su vida “de papel y escritorios”, ingentes recursos ahora devenidos en humo improductivo, y merecen estar ubicados de pleno derecho junto a los estudios para la construcción del puente Colonia-Buenos Aires, que durante décadas sirvió para mantener una tecno-burocracia inconducente sin arribar a nada útil, en el infame anaquel de las vergüenzas nacionales.

En este caso de la regasificadora ¿qué otra cosa se podía esperar cuando al mismo tiempo que se emprendía un proyecto de conversión de gas natural de proporciones que excedían varias veces las necesidades del mercado doméstico, se propiciaba la inversión en generación eólica y solar asegurando a los privados, comprarles incluso aquellos sobrantes que el sistema no consumiera?

¿Y cómo podía ser viable el negocio si se sostenía exclusivamente en el eventual compromiso de alguno de nuestros vecinos, especialmente Argentina, de sostener una demanda firme de los cuantiosos excedentes de gas que se generarían? ¿De quién es la culpa de haber incurrido en gastos a cuenta de la venta de la piel de un oso que todavía estaba muy lejos de ser cazado, y que no se sabía siquiera si existía?

No olvidemos además que la malintencionada gestión de la firma brasileña OAS, contratada para las obras de la regasificadora, ha dejado en nuestro medio un tendal de empresas locales (muchas de ellas, pequeñas) trenmalheridas por sus deudas.

Y que un manejo irresponsable del proyecto ha provocado severos daños ambientales que a la corta o a la larga habrán de ser asumidos y que representarán nuevos costos.

La única noticia moderadamente optimista (semanario Búsqueda del 25/05/2017) establece que la empresa Shell estaría negociando en Argentina, contratos que permitan viabilizar la operación de una planta regasificadora de dimensiones más pequeña. Opción a la que las propias fuentes gubernamentales le apuestan pocas fichas.

Para relativizar más las escasas chances de concreción de las gestiones de Shell, contrastémolas con la creciente apuesta del gobierno de Mauricio Macri y su secretario de Ambiente Sergio Bergman, por las energías renovables, que inevitablemente disminuirán la participación de las  fuentes fósiles en la matriz energética de la Argentina.

Nos enteramos ahora también, que durante el año 2014 Gas Sayago “invirtió” U$D Bergman470.000 en publicidad para “informar a los distintos sectores de la sociedad los beneficios de la instalación de la regasificadora e informar sobre los beneficios de disponibilidad de gas natural para los consumidores.”

Es de suponer que consecuente con esa lógica (por llamarla de algún modo) que ha guiado la gestión de Gas Sayago, ahora se haga necesario gastar otros cientos de miles de dólares en campañas de prensa para explicar a los consumidores, por qué al final no van a contar con los  prometidos beneficios de disponer de gas natural.

Y la Ing. Quim. Marta Jara, quien capitaneó el Titanic de la regasificadora hasta el inevitable encuentro con el témpano de la realidad, ¡resultó elegida cum laude para liderar el salvataje de ANCAP!

Sumemos las montañas de dinero consumidas por estos desatinos, a los despilfarros de ANCAP, la exPLUNA y el FONDES, calculemos cuánto nos sacarán a cada uno de nosotros de nuestros bolsillos para hacerles frente y hagamos el ejercicio de imaginar en el país que podríamos llegar a tener si en vez de alimentar esos “agujeros negros”, se hubieran aplicado a abaratar las tarifas de los servicios públicos, reformar en serio la educación, revitalizar el Hospital de Clínicas y renovar la infraestructura vial y ferroviaria que se cae a pedazos, ampliar y modernizar el puerto de Montevideo, invertir en ciencia y desarrollo de tecnologías, acelerar el despliegue del “sistema de cuidados”, apoyar deportes amateurs…

Lo más deprimente es que en última instancia, todas estas desazones no son atribuibles más que a nosotros mismos. Y que nada nos asegura que estemos inmunizados contra su repetición.

COSAS VEREDES…

En Cundinamarca, Colombia, vive una señora de nombre Xiomara Rodríguez que asegura que puede hablar con los animales (perros, vacas, caballos) y entender lo que estos le dicen.

El cine nos ha dado casos de ficción de esa habilidad. Tenemos por ejemplo (no son los únicos) la comedia Dr. Doolittle de 1998 o el de Harry Potter que domina la lengua “parsal” con la que se comunica con las serpientes.

En la atribulada Venezuela, el presidente Nicolás Maduro parece tener también ese don extraordinario.

Ya hace tiempo tuvo amena charla con un “pajarillo chiquitico”, que aseguró era el espíritu encarnado del fallecido Hugo Chávez.

Ahora, embarcado en el proceso constituyente con el que pretende evitar su inminente desplazamiento ante una opinión pública cada vez más desencantada, se le pudo ver a Maduro en animado coloquio con unas vacas, a las que exhortó a que lo acompañen en su intención de continuismo.

Vaca 2

Ese es el líder y ese es el régimen a los que aún hoy y pese a todo, sectores políticos, sindicales y académicos uruguayos importantes siguen apoyando ciegamente.

A continuación, dejo el link que muestra la payasesca imagen de un déspota que, si no estuviera encuadrada en el contexto de sufrimiento del pueblo venezolano y la represión desaforada con el que se lo castiga desde el poder, resultaría risible:

http://internacional.elpais.com/internacional/2017/05/06/actualidad/1494093099_775217.html

ESPERA CENTENARIA POR LA REIVINDICACIÓN

La Gran Guerra 1914-1918, de cuyos acontecimientos se vienen cumpliendo cien años, tiene todavía dolorosas heridas abiertas. Una de ellas es el reclamo de familiares de soldados franceses fusilados por sus propios compatriotas, acusados por deserción, motines o negarse a combatir.

A fines de abril de 1917 (hace 100 años atrás) el ejército francés lanzó una segunda ofensiva en la región del río Aisne (la primera había ocurrido en setiembre de 1914 e involucrado fundamentalmente al Cuerpo Expedicionario Británico). El plan del general Robert Nivellerobert nivelle (comandante en jefe del ejército galo) consistía en un ataque en pinzas sobre el saliente alemán que amenazaba París y pronto se evidenció que representaría para los franceses, una nueva carnicería.

Los “poilus” (“peludos”, término coloquial con el que se aludía a los soldados franceses de infantería en la Primera Guerra Mundial) tenían frescas en la memoria las tremendas pérdidas experimentadas en las grandes batallas de Verdun y el Somme, debidas fundamentalmente a la deficiente conducción y la insensibilidad de sus generales.

Pueden verse en este blog, menciones a dichos hechos de armas en:

A cien años de Verdun (21 de febrero de 2016),

Somme: leones por corderos (13 de junio de 2016),

La reconquista de Fort Douaumont (22 de octubre de 2016).

Aquella segunda ofensiva del Aisne (habría una tercera, en mayo del año siguiente) a la que también se conoce como “batalla del Camino de las Damas”, no se mostró muy diferente.

Nivelle consideraba que la ofensiva en el Aisne sería definitiva para obtener la victoria sobre Co de las DamasAlemania, pero tras dos meses de combates, se habian acumulado más de cien mil bajas sin que se obtuvieran progresos apreciables.

Por eso y también por la acción disolvente de agitadores, se produjeron amotinamientos y desobediencias masivas, que fueron duramente reprimidos por los mandos. Pero también se aplicaron cortes marciales a soldados que habían abandonado momentáneamente sus puestos o se negaban a pelear, ya fuera por encontrarse shockeados por los brutales combates o sufrido momentáneos desfallecimientos de la moral.

En mayo de 1917, tras los inconducentes ataques en el sector del Camino de las Damas, se verificaron actos masivos de insubordinación (los grandes motines de ese año) entre las tropas francesas, que habrían involucrado unos 35.000 efectivos.

Los actos de desobediencia, colectivos o individuales, dieron lugar a numerosas condenas a muerte por fusilamiento. Entre abril ymayo de 1917 se dictaron 338 penas capitales, de lasPaths of Glory cuales se cumplieron efectivamente 34. Varios miles de soldados fueron sancionados con penas menores dentro de sus propias unidades.

En total está debidamente documentado el cumplimiento de la pena capital en 825 soldados fusillés pour l’example, en el curso de toda la guerra.

Nivelle terminó siendo relevado del mando superior del ejército francés y destinado a las colonias del norte de África. Lo sustituyó Philippe Petain, que se abocó enérgicamente a desactivar los focos de indisciplina.

Pero Petain mostró mayor comprensión de las reacciones de las tropas y procuró aliviar su situación en el frente (se sistematizó el régimen de permisos y se mejoró la alimentación) y descomprimió el malestar de sus hombres comprometiéndose a no ordenar futuros ataques a gran escala. Petain declaró:

“Mantendré esa represión con firmeza, pero sin olvidar que se aplican a soldados que llevan tres años en las trincheras…”

Afortunadamente para los aliados, en aquellos días los alemanes no percibieron -y por ende, no aprovecharon, el colapso de las defensas enemigas que tenían a su frente.

Organizaciones de historiadores y familiares de los ajusticiados, han trabajado por la 1380639218_048832_1380640405_noticia_normalreivindicación de la memoria de los mismos. El reclamo de máxima exige el reconocimiento oficial y genérico de los fusilamientos como un error, incluso el de los que fueron condenados por motín.

Las autoridades de Gran Bretaña hicieron un reconocimiento de ese tipo en el año 2006, respecto a 306 de sus soldados fusilados durante las operaciones en el Somme. En Francia, los primeros ministros Lionel Jospin (socialista) y Nicolas Sarkozy (de derechas) admitieron el error de los fusilamientos en el ejército galo, pero no se obtuvo todavía una reivindicación general y colectiva de la totalidad de los ajusticiados.

Los que trabajan por la misma, reconocen que se trata de una decisión difícil. Ciertos casos de pena capital devenidos de los motines, involucran delitos contra la propiedad o la vida de no combatientes. La alternativa de analizar caso a caso, pareciera lenta y complicada.

Lo cierto es que los estudios científicos en las áreas de la neurología, la psquiatría y la psicología a lo largo de los grandes conflictos que siguieron a la Gran Guerra (la 2a. Guerra Mundial, Corea, Argelia y otros conflictos coloniales, Vietnam) han permitido entender mejor las reacciones de las personas sometidas a las fuertemente traumáticas experiencias de los conflictos armados modernos. De ahí que aquellos hombres que en determinado momento se quebraron en medio de las horribles condiciones de vida en las trincheras y los bombadeos masivos y pagaron con una muerte infamante por ello, hoy sean vistos como verdaderas víctimas y ya no como cobardes dignos de desprecio.

GUERNICA: 80 AÑOS

El bombardeo y destrucción de la villa de Guernica (o Gernika) en el País Vasco, ocurrido en la tarde del 26 de abril de 1937, tal vez sea el episodio más conocido a nivel global, de la Guerra Civil Española. Lo realizaron aviones de la Legión Cóndor alemana y la guer 1Aviación Legionaria italiana que Hitler y Mussolini habían involucrado en aquel conflicto en apoyo de la insurrección franquista.

Se trató de un “bombardeo de saturación” (conocido también como “bombardeo en alfombra” o en inglés, “carpet bombing”) consistente en el lanzamiento de gran cantidad de bombas explosivas de caída libre y de bombas incendiarias. La aviación alemana en España lo practicó, además de Guernica, en sus ataques a Barcelona y los italianos en Durango, como ensayo de lo que sería luego un tipo de bombardeo táctico usado masivamente durante la Segunda Guerra Mundial, en general contra la población civil.

Los aparatos empezaron a llegar hacia las 4 de la tarde. Las campanas de la iglesia de San Juan dieron la primera alarma, a la que se sumaron las sirenas de las plantas industriales. La población corrió a buscar seguridad en los refugios antiaéreos previstos de antemano.

Es mucho lo que todavía se ignora, de aquella aciaga tarde de Guernica. Porque no se ha podido acceder a registros documentales confiables y porque cada bando después, laarbol-de-guernica contó de acuerdo a sus propios intereses.

El número de bajas, por ejemplo. Se han manejado cifras de 1.600 y hasta 3.000 muertos aunque parecen exageradas. Mas bien, se puede pensar entre los 200 y 300 (mayormente mujeres, ancianos y niños) pero es imposible comprobarlo porque los incendios consumieron todos los repositorios de la villa, tanto civiles como eclesiásticos.

Tampoco está claro el motivo. Los franquistas adujeron que se atacaron puntos de interés estratégico: las industrias de armamento de las inmediaciones (en especial Astra, que fabricaba las pistolas de ese nombre, de ordenanza en el Ejército español) y el puente de Rentería sobre el río Oka, que los republicanos podían utilizar para retirarse ante el avance de los “nacionales”. Pero el puente y la fábricas de material militar Talleres de Gernika Astra no fueron tocados por las bombas y sobrevivieron intactos al ataque. Tanto que una vez pistolaterminada la guerra civil, la región siguió siendo sede de una activa industria armamentística.

¿Un intento deliberado de exterminio? El investigador José Ángel “Txato” Etxaniz afirma que el 50% de los habitantes de la villa eran nacionalistas vascos y 40% partidarios de Franco. Es decir, los favorables a la República representaban apenas un 10%. Pero las bombas cayeron  indiscriminadamente sobre todos. Es evidente que la intención de los atacantes era lograr el máximo de destrucción; uno de los aviones bombardeó deliberadamente la planta de suministro de agua, para reducir la posibilidad de apagar los incendios.

Otro punto sin dilucidar radica en si la orden de bombardear Guernica la dio Francisco Franco personalmente, o bien el ataque fue resuelto por alemanes e italianos sin consultar a los mandos “nacionales”. La Legión Cóndor en España actuaba de modo autónomo, respondiendo únicamente a su comandante Gral. Hugo Sperrle y su jefe de Estado Mayor el Teniente Cnel. Wolfram Freiherr von Richthofen. Pero éstos reportaban directa y exclusivamente a Franco, de manera que es casi imposible que éste no estuviera al tanto de los preparativos para el ataque.

Lo que sí puede catalogarse como un mito, es la argumentación que desde el bombardeo de Guernica y durante mucho tiempo, sostuvieron los franquistas de que la destrucción de la villa había sido obra de los propios republicanos, milicianos asturianos y vascos. Sin embargo, la misma se mantuvo a cargo de los sectores políticos, sociales y religiosos más conservadores de España hasta bien adentrado el siglo XX, y no ha desaparecido del todo.

En todo caso, una orden escrita ya sea de Franco o de alguno de sus subalternos más íntimos, nunca fue encontrada.

¿Fue un ensayo de “guerra total”? Seguramente; al jefe máximo de la Luftwaffe mariscal Hermann Göring, le interesaba probar la táctica del bombardeo masivo como “arma de terror” para amedrentar a las poblaciones. Por eso tal vez se optó por Guernica como blanco ya que carecía de defensas antiaéreas y el día elegido para el bombardeo fue un lunes, cuando había mercado en la villa y acudían a la misma mucha gente de los alrededores y numerosos animales, que huyeron en estampida al caer las bombas y murieron a causa de las explosiones y los derrumbes de edificios.

No puede descartarse entre los motivos para descargar aquel bombardeo demoledor, que duró unas tres horas, sobre Guernica, estuviera también la intención de golpear un sitio de alto significado simbólico para la vocación autonómica del País Vasco.

Aviones

Prácticamente no hay duda, de que la Luftwaffe usó la Guerra Civil Española como banco de pruebas de sus aviones y sus procedimientos tácticos. Martin Green, prologando el libro de Peter Elstob La Legión Cóndor. España 1936-39 (Ed. San Martín, Madrid, 1973) afirma:

“La Legión Cóndor fue un anticipo al mundo entero de lo que esperaba a quien se interpusiera en el camino de la Alemania.”

Lo trágico fue que ni británicos ni franceses tomaron nota de aquel preanuncio.

Para los italianos, la necesidad más urgente de aquellos días era obtener un triunfo que lavara el mal desempeño de su Corpo de Truppe Volontarie en el frente de Guadalajara, el mes anterior.

Los germanos utilizaron aviones Dornier Do-17, Heinkel He-111 y Junker Ju-52. Los cazas He-51 daban protección a los bombarderos y también ametrallaban a las personas que en vez de protegerse en los refugios, escaparon hacia las colinas. Los italianos agregaron sus Savoia-Marchetti S. M. 79. En total, se deben haber usado unos 40 aparatos.

Guernica tenía ya cierta notoriedad antes del bombardeo del 26 de abril de 1937, como “villa foral”, con el roble bajo el cual los señores del país juraban sujeción a los “fueros de Vizcaya”. Milagrosamente, el “árbol de Guernica” y la Casa de Juntas frente a las que se encuentra, no fueron afectados por las bombas.

tres

El ataque que experimentó la villa ese 26 de abril no fue ni el primero ni el más grave de los “bombardeos de área” practicados en aquella contienda, pero alcanzó gran notoriedad mundial por la presencia en la cercanía de varios corresponsales de medios extranjeros de prensa, y éstos se apresuraron a darlo a conocer casi de inmediato a todo el mundo.

Según la reseña de Esperanza Sáez para el libro La destrucción de Guernica. Periodismo, diplomacia propaganda e historia de Herbert R. Southwordth, “en Gran Bretaña, Estados picasso_pintando_guernicaUnidos, Canadá y Argentina estuvieron al corriente del drama la mañana del 28 de abril … En Francia se dieron informaciones incompletas, tardías y basadas en publicaciones londinenses.”

Tal vez el relato de mayor repercusión fue el escrito por el periodista británico (nacido en Sudáfrica) George Steer y publicado el día 28 en los periódicos The New York Times y en el Times de Londres.

Pablo Picasso, quien residía entonces en la capital francesa se enteró de la tragedia cuando L’Humanité reprodujo la crónica de Steer y fuertemente impresionado, creó su gigantesco óleo “Guernica”, una obra monumental que se convirtió en un ícono fundamental para la permanencia de la memoria de aquel drama para la eternidad.